SpaceX pone en órbita el X-37B de la Fuerza Aérea

SpaceX pone en órbita el avión espacial secreto de la Air Force
El minitransbordador autónomo de Boeing emprende su quinta misión para experimentar con tecnologías avanzadas de defensa

SpaceX está consiguiendo que los lanzamientos de cohetes sean algo normal, incluso con el huracán Irma amenazando la costa de Florida. Esta vez, además, transportaba una carga muy especial en la punta del Falcon 9: el vehículo espacial secreto X-37B de la Air Force. Es la quinta vez que este minitransbordador autónomo desarrollado por el gigante de la defensa Boeing es puesto en órbita en misión clasificada.

La mañana era perfecta en la lanzadera en el centro espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral. Típica de Florida. Pero la ventana era estrecha, porque las previsiones indicaban que Irma llegará a la zona entre el sábado y el domingo. El despegue fue limpio y el retorno del cohete a Tierra suave. En esta ocasión SpaceX no emitió la parte en la que la carga se pone en órbita, ni las coordenadas.

El lanzamiento se produjo desde la lanzadera 39A, la misma que utilizó la NASA para las misiones Apollo a la luna y para el Shuttle. El X-37B es un avión espacial que utiliza el Pentágono para hacer pruebas. Lo único que se sabe es que mide 8,8 metros de largo y 2,9 metros de alto, y una distancia de punta a punta en las alas de 4,6 metros. Su peso se acerca a las cinco toneladas.

Lo que lleva a bordo es un secreto. El objetivo, según la Air Force, es realizar experimentos con tecnologías avanzadas como sistemas de guía, navegación, control y propulsión. La duración de la misión también se desconoce. En la última, que concluyó el 7 de mayo, estuvo 718 días circulando la Tierra. Fue, además, la primera vez que se utilizó la pista del centro Kennedy desde el aterrizaje del Atlantis en julio de 2011.

La primera misión del X-37B data de abril de 2010 y concluyó tras siete meses en órbita. Todos los vehículos experimentales regresaron sin problemas. El Pentágono deja claro que en ningún caso se utiliza para espionaje u operaciones de vigilancia secreta.


El programa forma parte de la agencia que trabaja en las nuevas tecnologías para combatir “amenazas urgentes a la seguridad nacional”.

Es la primera vez que SpaceX participa en esta operación clasificada. La anterior partió en mayo de 2015 con un lanzamiento llevado a cabo por el consorcio United Launch Alliance, integrado por las contratistas Lockheed Martin y Boeing. La compañía de Elon Musk demuestra que puede competir sin problemas por los lucrativos contratos de Air Force, tras años luchando por romper el monopolio.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *