Rascacielos emblemáticos del mundo

Once rascacielos icónicos
Se cumplen 86 años de la inauguración del Empire State. Aquí, una recopilación de otros edificios emblemáticos

Empire State (Nueva York)
Es objeto de culto para cineastas y punto de referencia para los más de cien millones de turistas que lo han visitado. Se inauguró el 1 de mayo de 1931, hace ya 86 años. Tiene casi 442 metros de altura (381 metros más 60 de antena) y 102 pisos.


Sede de la Televisión Central China (Pekín)
La Sede de la Televisión Central China estuvo diseñada por el arquitecto holandés Rem Koolhaas y el alemán Ole Scheeren, del estudio Office for Metropolitan Architecture, con sede en Rotterdam. Contó con un presupuesto de 5.000 millones de yuanes (480 millones de euros) y se inauguró en 2008. Mide 230 metros.


Torre del Banco de China (Hong Kong)
Famoso por su espectacular iluminación, es uno de los edificios más reconocibles de Hong Kong. Tiene una altura de 367 metros y se terminó de construir en 1990. Fue criticado por maestros de feng shui por sus esquinas afiladas. Según decían, podían traer mala suerte a sus vecinos. Fue el primer rascacielos fuera de Estados Unidos que sobrepasó la marca de los 305 metros.

Taipei 101 (Taipéi)
Desde cualquier rincón de la capital taiwanesa se observa el Taipei 101. El 31 de diciembre de 2004 se inauguró el edificio, que aloja un centro comercial. Hasta la apertura del Bhurj Khalifa, en Dubái en 2010, fue el edificio rascacielos más alto del mundo. Se encargó de romper la barrera de los 500 metros (mide 508, incluida su aguja) en este tipo de edificaciones.


Edificio Chrysler (Nueva York)
Es uno de los rascacielos más célebres y reconocibles del ‘skyline’ de Nueva York. Con sus 77 pisos y 319 metros de altura, es una obra maestra de la arquitectura. El edificio, cuya característica más destacada es su aguja de acero, fue diseñado por William van Alen y posteriormente se vendió a Walter P. Chrysler como sede para su compañía. El Chrysler fue brevemente el edificio más alto del mundo, ya que apenas un año después de ser erigido, en 1931, perdió su rango ante el Empire State. Su estilo es Art Deco y sus ornamentos imitan a los tapacubos que usaban entonces los
automóviles Chrysler.


Burj Khaifa (Dubái)
El Burj Khalifa es actualmente el edificio más alto del mundo, una obra maestra de la ingeniería que asombra por su altura: 828 metros. Recubierto de 28.000 paneles de cristal, ostenta varios récords mundiales. Tiene el mirador al aire libre más elevado (en el piso 148) y, además, el mayor número de plantas (163). Fue inaugurado en enero de 2010 y en su construcción trabajaron, día y noche, hasta 13.000 obreros.


Torre Shard (Londres)
Obra de Renzo Piano, es el edificio más alto de la Unión Europea. Mide 310 metros de altura y tiene 87 pisos. Su construcción comenzó en 2009 y terminó en 2012. Fue abierto al público en febrero de 2013. Destaca por su planta triangular revestida de vidrio.


One World Trade Center (Nueva York)
El One World Trade Center, la llamada Torre de la Libertad, es el rascacielos más alto del Hemisferio Occidental, el símbolo de la capacidad de superación de una ciudad golpeada como ninguna otra por el terrorismo. Su construcción comenzó en 2004 y terminó en 2015. Es el gran complejo resurgido de las cenizas de los atentados del 11-S contra las Torres Gemelas en Nueva York. Tiene 541 metros de altura y 325.000 metros cuadros de superficie.


Edificio Flatiron (Nueva York)
El edificio Fuller, bautizado como Flatiron (Flat-Iron) por su parecido con las planchas de la época, fue concluido en 1902 sobre un proyecto de Daniel Burnham, arquitecto de la Escuela de Chicago. Era uno de los edificios más altos por aquel entonces. Ahora, pese a su modesta altura (22 pisos y 87 metros), superada ampliamente por otros rascacielos neoyorquinos, sigue atrapando todas las miradas. Su planta tiene forma de cartabón. Es famoso por el microclima que generó en sus alrededores cuando se estaba construyendo: debido a su estructura fina y triangular, al tener la calle Broadway por un costado, la quinta Avenida por el otro y el parque de Madison Square justo enfrente, generaba fuertes corrientes de aire.


Torre Agbar (Barcelona)
La Torre Agbar es un icono de Barcelona. Inaugurada por el rey Juan Carlos I en 2005, fue un encargo de Aguas de Barcelona (Agbar) al arquitecto estrella francés Jean Nouvel, que trabajó con el despacho B720, de Fermín Vázquez, como socio. Costó 130 millones. Cilíndrico, el edificio tiene 34 plantas en 145 metros que lo sitúan como el tercero más alto de la ciudad. Su doble piel lo aísla del frío y el calor y se ilumina cada noche.


Torre CN (Toronto)
Con sus más de 553 metros de altura, la Torre CN (un pirulí de comunicaciones) es un símbolo de Toronto. Desde su restaurante giratorio se obtiene una síntesis visual de la ciudad. Se inauguró en 1976 y, 40 años después, sigue siendo uno de los edificios más altos del mundo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *