La actualización de Chrome afecta la privacidad del usuario


Google enfada a los usuarios de Chrome con su nueva versión
El navegador ‘decide’ por el usuario mostrar un registro no realizado

La sensibilidad de los usuarios de la red en lo relativo a su privacidad está a flor de piel, y por este motivo, cualquier paso que se dé en aspectos relacionados con la misma debe ser medido milimétricamente. Esto lo ha descubierto esta semana Google tras moverse en un un terreno en el que la confusión, más que la amenaza real, ha sido un combustible incendiario en una polémica no buscada. ¿Los responsables? El gigante de Mountain View y su última versión del navegador Chrome, la 69.

Los desarrolladores del popular navegador Chrome, que en su última versión llega cargado de novedades, decidieron añadir una función adicional precisamente para proveer de más herramientas a los usuarios a la hora de proteger su privacidad. Esta función consistía en la visualización del simple icono ubicado en la parte superior derecha en la que aparecería el logotipo de conexión cuando el usuario hubiera accedido a cualquier servicio de la casa (por ejemplo, Gmail). No hubo explicaciones al respecto por parte de Google y la duda dio paso al pánico: ¿por qué aparece como que estoy logueado en Chrome cuando no lo he hecho activamente?

La pregunta que comenzó a crecer en los diversos foros parecía tener su fundamento: aparentemente, un usuario de Chrome que no se hubiera identificado en el navegador, al ver su foto en la parte superior, tendía a pensar que Google, malévolamente, lo había hecho en su nombre.
Para entender bien los matices, conviene recordar que Google permite dos accesos en sus productos: el propio de Chrome, que al hacerlo, se envía información particular de la navegación a los servidores, incluyendo no solo el historial de la sesión, sino también las contraseñas (la llamada sincronización), y un segundo acceso, en el que el usuario se identifica en un servicio de la casa, como por ejemplo Gmail o Fotos.

Dicho de otra manera, con la versión 69, quien hubiera consultado el correo aparecía como registrado en Chrome y por ende, sincronizando todos sus datos con los servidores. Eso desató el enfado de algunos usuarios en redes, que se preguntaron con qué permiso les registraba Google en el servicio sin informarlo. “No volveré a usar Chrome”, decían algunos pero ¿qué hay de real en toda esta historia? Google remite a las aclaraciones publicadas en Twitter por Adrianne Porter, responsable de desarrollo de Chrome: básicamente, el nuevo icono no implica la sincronización de los datos, sino que, al contrario, sirve para recordar al usuario que había alguna sesión abierta en el sistema.

En definitiva, lo que se trataba de una decisión adoptada para dotar al usuario de más herramientas para proteger la privacidad del usuario, se había vuelto en contra de Google al no haber informado de una manera clara sobre esta novedad. La firma, como sostienen en 9to5Google se había mostrado “extrañamente discreta” con este cambio y de hecho, ni aparecía en los avances anteriores de la nueva versión publicados.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *