Fry’s Food Stores de Scottsdale, en Arizona por los carros autónomos


Una cadena de supermercados ensaya el reparto con coches autónomos
Arizona mantiene su apuesta por los vehículos sin conductor, pese al accidente de Uber

Una cliente retira su compra de un vehículo sin conductor de reparto.
La cadena de supermercados estadounidense Kroger, una de las mayores de Estados Unidos, ha comenzado a distribuir la compra en coches autónomos desarrollados por Nuro, una empresa tecnológica que ha desarrollado un vehículo sin conductor para el reparto de bienes.

La experiencia piloto ha comenzado en Fry’s Food Stores de Scottsdale, en Arizona, el Estado que más ha apostado por esta tecnología y donde se ha producido el accidente más grave con un vehículo autónomo. El pasado marzo en Tempe, una localidad del mismo Estado, un coche autoconducido de Uber atropelló mortalmente a una mujer de 49 años que, caminando, se cruzó en la trayectoria del vehículo sin que la ocupante del coche, que supervisaba la prueba, reaccionara a tiempo para evitarlo.


Pese al incidente, el alcalde de Scottsdale, Jim Lane, ha renovado su apuesta por este tipo de servicios, según la información distribuida por Kroger: “Damos la bienvenida a una innovación tecnológica que puede beneficiar a los vecinos”. “Nuestra meta es ahorrar tiempo a la gente mientras funcionamos seguros y aprendemos como mejorar la experiencia”, ha añadido el cofundador de Nuro Dave Ferguson. La empresa alega que sus coches son los más seguros, pesan menos y circulan a velocidades muy bajas.

La experiencia de reparto en el supermercado ha comenzado a finales de la pasada semana para clientes que soliciten el envío (a un coste de 5,95 dólares) en el día o para el día siguiente. Por el momento se utilizan vehículos autónomos Toyota Prius y se espera introducir en
otoño el modelo propio R1.

En esta prueba, dos supervisores acompañan al vehículo, previamente cargado con los encargos por el personal de Kroger. El cliente espera en la dirección de entrega la llegada del coche y, tras el desarrollo de la experiencia, está previsto que los supervisores no tengan que viajar y el usuario acceda a sus paquetes mediante un código personal.

También en Arizona, Waymo, la empresa de coches sin conductor del conglomerado Aphabet Inc. al que también pertenece Google, comenzó en abril las pruebas de su taxi sin conductor.

En España, ocho municipios catalanes ensayarán durante cuatro días a partir de septiembre un proyecto de transporte colectivo con un minibús autónomo.

Baidu ha anunciado este año que el fabricante de autobuses King Long, después de haber certificado niveles satisfactorios de eficiencia y de seguridad, comenzará a generalizar la producción de este tipo de coches.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *