Cosas inventadas por mujeres que desconocías

11 inventos esenciales que hay que agradecer a las mujeres

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la edición estadounidense de The Huffington Post ha querido hacerse eco de los grandes
inventos creados por brillantes mujeres. ¿Te has parado a pensar qué sería de nosotros sin ellos? Pues, por ejemplo, estaríamos
atrapados en un edificio en llamas sin poder salir, sin galletas con pepitas de chocolate ni cerveza para sobrellevar esos últimos
instantes. ¡Qué mundo tan tétrico!

Aquí viene la lista de cosas que han sido inventadas por mujeres y probablemente desconocías:

1. La cerveza, gracias a muchas mujeres.

No sabemos con certeza quién fue la persona que fabricó la cerveza por primera vez, pero, según las investigaciones realizadas por
la historiadora Jane Peyton, las mujeres fueron las encargadas de elaborar la cerveza durante varios siglos. Según una noticia
publicada en 2010 en el periódico británico The Telegraph, “hace casi 7000 años, en Mesopotamia y Sumeria, las habilidades de las
mujeres resultaban imprescindibles, hasta el punto de que ellas eran las únicas que podían elaborar la bebida [cerveza] o tener una
taberna”.

2. Las bolsas de papel con la base cuadrada, Margaret Knight.

Margaret Knight se dio cuenta de que las bolsas de papel con la base de otra forma no eran nada útiles, así que inventó una máquina
para cortar y pegar bases cuadradas a las bolsas. Antes de que pudiera patentar la máquina de hierro que había diseñado, un hombre,
Charles Annan, le robó la patente alegando que una mujer no podría haber ideado algo tan complicado. Knight presentó una demanda y
demostró que el prototipo lo había inventado ella. Recuperó la patente en 1871.

3. El lavavajillas, Josephine Cochrane.

Josephine Cochrane, miembro de la alta sociedad, estaba harta de que sus sirvientes rompieran la vajilla de porcelana
constantemente, así que inventó el primer lavavajillas funcional en 1886.

4. La escalera de incendios, Anna Connelly.

Anna Connelly patentó la primera salida de incendios exterior con escalera en 1897. A principios del siglo XX, el modelo de Connelly
empezó a formar parte de muchas normativas de seguridad obligatorias de Estados Unidos.

5. El Monopoly, Elizabeth Magie.

Elizabeth Magie inventó el Monopoly, que originalmente se llamaba The Landlord’s Game (El juego del Terrateniente), en 1903. Magie
lo creó “para demostrar los efectos dramáticos del acaparamiento de tierras”.

6. El limpiaparabrisas, Mary Anderson.

En 1903, Mary Anderson se dio cuenta de que los conductores tenían que parar y bajarse del coche para limpiar la nieve y el hielo.
Ideó el limpiaparabrisas (un brazo con una lámina de goma que podía activarse sin salir del coche), solicitó la patente en 1904 y se
la concedieron en 1905.

7. Las galletas con pepitas de chocolate, Ruth Wakefield.

En 1930 Ruth Wakefield, que regentaba un albergue llamado Toll House Inn, estaba preparando galletas para sus invitados y se dio
cuenta de que no le quedaba chocolate de cobertura. Entonces troceó una tableta de Nestlé, pensando que se mezclaría y se derretiría
al hornearlo, pero no fue así.

8. Las casas con calefacción por energía solar, doctora Maria Telkes.

Maria Telkes trabajó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en un proyecto de investigación sobre la energía solar. En la
década de 1940 diseñó la primera casa con calefacción que funcionaba gracias a la energía solar junto a la arquitecta Eleanor
Raymond.

9. Programas de software, Grace Hopper.

La doctora Grace Murray Hopper, que era informática, inventó COBOL, el primer lenguaje de programación de software intuitivo, en la
década de 1950. Curiosamente, en 1969, recibió el primer premio al Hombre del Año en la categoría de Informática.

10. Kevlar, Stephanie Kwolek.

La investigación de Stephanie Kwolek en el ámbito de los componentes químicos para la empresa DuPont le llevó a inventar el kevlar
—el material que se utiliza para fabricar chalecos antibalas—, que se patentó en 1966.

11. El aislamiento de las células madre, Ann Tsukamoto.

Ann Tsukamoto es una de las dos personas que consiguió una patente en 1991 por el proceso de aislamiento de células madre humanas.
Su trabajo ha servido para avanzar en la comprensión del sistema circulatorio de los pacientes que sufren cáncer, y podría llevar al
descubrimiento de una cura para esta enfermedad.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *