Recetas gastronómicas más se consumen en el mundo

Los mejores alimentos del mundo

“No hay amor más sincero que el amor a la comida”, dijo George Bernard Shaw. A juzgar por la cantidad de platillos asombrosos que existen, tenía razón.

Pero ¿cuáles son los más sabrosos? ¿Cuáles son los mejores alimentos?

Recorrimos el planeta y creamos una lista de los que, en nuestra opinión, son los 50 platillos más deliciosos que se hayan creado.

Por ahora puedes deleitar tu pupila y tratar de controlar tu salivación mientras revelamos algunos de los mejores platillos del mundo:

PIEROGI, POLONI

Están los ravioles y luego están los ravioles polacos. Los pierogi son bultitos de ricura que se pueden rellenar con cualquier cosa: papas, chucrut, carne, queso o fruta y que suelen cubrirse de mantequilla derretida, crema ácida o cebollas fritas. Tradicionalmente se hierven, pero cada vez es más común freírlos.

DONAS, ESTADOS UNIDOS

Estas ruedas de masa frita muy estadounidenses no necesitan presentación, pero diremos una sola cosa: la deliciosa culpa de comer estas bombas de calorías adictivas hace que sepan aún mejor, si eso fuera posible.

MAIZ, EN TODO EL MUNDO

Tal vez Dios creó al maíz para tener una excusa para inventar la mantequilla derretida. Morder un maíz tiene cierto encanto: es una operación lo suficientemente delicada como para exigir concentración, pero lo suficientemente básica como para hacerte sentir como el cavernícola que siempre quisiste ser. Los mejores platillos son platillos de cavernícola.

POLLO PIRI-PIRI, MOZAMBIQUE

Nando, una cadena de restaurantes en Sudáfrica, ha ayudado a que el pollo piri-piri, un platillo mozambiqueño-portugués, sea famoso en todo el mundo. Sin embargo, si quieres probar el original, tienes que ir a Maputo. La galinha à zambeziana es un festín de pollo preparado con limón, pimienta, ajo, leche de coco y salsa piri-piri que te dejará chupándote los dedos.

RENDANG, INDONESIA
La carne se cuece lentamente en leche de coco y una mezcla de té limón, galangal, ajo, cúrcuma, jengibre y chiles. Se deja cocer durante varias horas para crear un plato de ricura bovina tierna y sabrosa. Si la pruebas recién salida de la cocina, tu estómago enloquecerá, pero muchas personas creen que sabe aún mejor si lo dejas reposar toda una noche.

MUAMBA DE POLLO, GABÓN
En una versión occidental envilecida de este delicioso platillo gabonés, se sumerge todo en crema de cacahuate. Qué locura. La receta correcta lleva pollo, chiles, ajo, jitomate, pimienta, sal, okra y manteca de palma, además de una mantequilla africana que tapa arterias y que te obligará a servirte otra porción y a prometer que usarás tu membresía del gimnasio.

HELADO, TODO EL MUNDO

Es probable que te hayas llenado hasta más no poder, pero de alguna manera, siempre hay sitio para una bola de helado con nueces, malvaviscos y jarabe de chocolate. Gracias a Dios por las cucharas extralargas que te sirven para llegar a todo eso que se mezcló y se derritió en el fondo del vaso y que te hará subir unos kilitos.

TOM YUM GONG, TAILANDIA

Este rico platillo tailandés es una obra maestra en la que abundan los camarones, los champiñones, los tomates, el té limón, el galangal y las hojas de lima kaffir. Usualmente se prepara con mucha leche y crema de coco, así que esta sustanciosa sopa une varios sabores tailandeses favoritos: lo ácido, lo salado, lo picante y lo dulce. Lo mejor de todo, es su precio: es barato.

PENANG ASSAM LAKSA, MALASIA

Macarela escalfada y en hojuelas, tamarindo, chiles, menta, té limón, cebolla, piña… uno de los platillos más populares de Malasia, es un caldo de pescado agridulce y adictivo con fideos (es particularmente delicioso cuando lo infundes con jengibre) que pondrá en acción tu nariz antes de que la cuchara llegue a tus labios.

HAMBURGUESAS, ALEMANIA

Cuando algo sabe tan bien que la gente gasta 20,000 millones de dólares al año en una sola cadena de restaurantes dedicada a este platillo, sabes que tiene que entrar en la lista. Aunque las de McDonald’s no sean las mejores hamburguesas, la idea es que no tienen que serlo. Esta combinación de carne, pan y ensalada es tan buena, que países enteros han acabado con sus ecosistemas solo para criar más vacas.

PATO ESTILO BEIJING, CHINA

El glaseado de jarabe de malta que cubre la piel es el secreto. La piel, crujiente y acaramelada, se rostiza en un horno y es tan bueno que en restaurantes auténticos se sirve más piel que carne, acompañada de bollos, cebollas y salsa hoisin o de soya dulce. Es la única forma en la que te debería gustar el pato, fuera de volando o flotando.

SUSHI, JAPÓN

Cuando en Japón quieren hacer algo bien, lo hacen bien de verdad. Aunque algunas marcas gigantes como Toyota, Nintendo, Sony, Nikon y Yamaha fueron creación de gente que comía cosas sencillas, como pescado crudo y arroz, la forma de combinarlos es lo que hace que este platillo sea uno de los favoritos para una primera cita. No es por nada que los japoneses viven casi para siempre… así que les conviene seguir comiendo esto.

CHOCOLATE, MÉXICO

Los mayas lo bebían, Lasse Hallström hizo una película sobre él y el resto vivimos con culpa por comer demasiado y cada vez más. La historia de las humildes semillas de cacao es una auténtica historia de maravillas culinarias que la selva regaló a la civilización. Sin este alimento cremoso y agridulce, el Día de San Valentín sería poco más que tarjetas y flores y la Pascua se volvería un evento religioso aburrido más.

PIZZA NAPOLITANA, ITALIA

Ahórrennos las monstruosidades de las cadenas de comida rápida y las ruedas de ambición “con todo”. La mejor pizza fue y seguirá siendo la sencilla napolitana, un invento que ahora está protegido por su propio gremio e insiste en que la sal de mar, la harina de trigo de alta calidad, el uso de únicamente tres clases de tomates frescos, la masa hecha a mano y el uso estricto de un horno de leña son requisitos de calidad. Con apenas un puñado de ingredientes —masa, tomates, aceite de oliva, sal y albahaca (la pizza marinara ni siquiera lleva queso)—, los napolitanos crearon un platillo que pocos preparan correctamente, pero que a todos les encanta.

CURRY DE MASSAMAN, TAILANDIA

Este es, enfáticamente, el rey de los curris y probablemente el rey de todos los platillos. Picante, con sabor a coco, dulce y sabroso. Incluso la salsa en paquete que compras en el supermercado puede servir para que el cocinero más negligente parezca apto para recibir una estrella Michelin. Afortunadamente alguien inventó el arroz para que los comensales limpien hasta la última gota de curry. “La tierra de las sonrisas” no es solo un lema publicitario. Es el resultado de nacer en una tierra en la que la comida más deliciosa del mundo se vende en ca si cada esquina.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *