La Ley de Salud de Trump lo tiene entre la espada y la pared

Derogación del Obamacare en el Congreso: una situación de vida o muerte para Trump
Washington (CNN) – Este martes será un día decisivo para los esfuerzos de los republicanos para pasar un proyecto de ley con el que intentarán revocar el Obamacare en la Cámara, con líderes del partido desesperados por descargar la problemática legislación en el Senado y la Casa Blanca buscando frenéticamente una victoria para el presidente Donald Trump.

Los líderes republicanos consultarán a los legisladores sobre el estado del proyecto de ley revisado en una reunión del partido este martes por la mañana, creyendo que tienen un impulso para reunir una mayoría de 216 votos para aprobar el proyecto de ley por el más estrecho de los márgenes.

Pero este lunes, una corriente de miembros moderados salieron contra el proyecto de ley, poniendo sus perspectivas en serias dudas y dejando poco espacio para nuevas deserciones. Este martes más temprano, un conteo de CNN sugirió que 21 legisladores republicanos habían dicho que votarían contra la nueva iteración del proyecto de ley, un compromiso entre algunos conservadores y moderados.


El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan solo puede permitirse perder 22 votos del lado de los republicanos y que aún así el proyecto de ley pase.

Eso significa que si solo dos miembros más se deciden a votar “no”, no habrá mayoría para pasar la ley y habrá más humillación tanto para el portavoz de la Cámara como para la Casa Blanca de Trump, que ya estaba haciendo lobby por un voto antes del que se cumpliera el día 100 de Trump en la Oficina Oval el pasado sábado.

La Casa Blanca está presionando a los líderes de la Cámara por un voto y Trump ha hecho varias intervenciones, pero no estaba claro si sus promesas reflejaban un profundo reconocimiento de lo que la nueva ley de cuidado de salud contiene y si estaba ayudando o entorpeciendo el proceso para que esta sea aprobada.


El vicepresidente Mike Pence duró varias horas consultando a los miembros del Partido Republicano este lunes y estará de vuelta en el Capitolio este martes. Cuando se le preguntó si el proyecto de ley iría a votación, les dijo a los reporteros: “Estén atentos”. Pero hasta este martes en la mañana ningún voto había sido programado.

Un primer intento de aprobar el proyecto de ley para revocar el Obamacare fracasó a finales de marzo después de que Ryan lo sacara de la sala en lugar de perder en un embarazoso voto nominal.

Si la tendencia continúa, Ryan podría enfrentar otra decisión política fuerte y las esperanzas de votar el proyecto de ley se desvanecerán, una movida que podría dejar a los republicanos enfrentando un contragolpe de su base cuando regresen a casa para el receso de la próxima semana después de promesas del Partido Republicano de revocar y reemplazar el Obamacare.

Quedan unos 18 republicanos indecisos, incluyendo varios líderes del partido en la Cámara, reflejando la manera cómo el proyecto de ley pone en desacuerdo a los miembros moderados del partido con los conservadores. Algunos de ellos podrían irse por un sí, pero están esperando hasta el último minuto para disfrutar de tanto cubrimiento político como sea posible o sacar concesiones de la Casa Blanca o del liderazgo de la Cámara.

Cuando salieron de reunión disciplinaria este lunes, los miembros juraron que no tenían idea de cuál era la cuenta de votos actual respecto a la ley.

“No tengo idea. Solo soy un votante solitario del ‘sí’ haciendo lo mío”, dijo la representante Jackie Walorski, republicana por Indiana.

Entre tanto, hay una esperanza para saber el futuro: el representante Mike Kelly, republicano de Pensilvania, dijo que las cosas se pondrán más claras en la reunión de la conferencia este martes a las 9 de la mañana.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *