¡Cuidado! Los cigarros electrónicos no son lo que parecen


La solución podría ser igual de nociva que el problema.

by Luis Mario López diciembre 10, 2015
En la actualidad, la mayoría de los fumadores que quieren dejar el hábito de los cigarillos optan por una opción que en los últimos tiempos se ha vuelto muy popular: el cigarro electrónico. Sin embargo, esta opción podría ser igual de dañina que el problema en sí mismo. Un equipo de investigadores de la universidad de Harvard llevo a cabo un estudio exhaustivo acerca de los cigarros electrónicos y entre sus descubrimientos, ellos destacan que algunos saborizantes químicos usados en la mayoría de los cigarros electrónicos contienen diacetilo.

 

Pero, ¿qué es el diacetilo? Este es un compuesto potencialmente dañino para la salud humana y su consumo en dosis considerables puede provocar bronquiolitis obliterante, una enfermedad respiratoria obstructiva crónica de la vía respiratoria inferior, que además es conocida por causar daños al sistema inmunológico. La bronquiolitis obliterante es también conocida como la enfermedad del “pulmón de palomitas de maíz, ya que muchos de los empleados de las fabricas de palomitas de maíz la desarrollan debido a la inhalación excesiva de aromas artificiales.

 

Aunque los expertos afirman que el diacetilo se encuentre en muchas golosinas que la mayoría de personas comemos a diario, como las palomitas de maíz, el algodón de azúcar o las magdalenas, para los fumadores de cigarros electrónicos el riesgo es mucho mayor ya que ellos básicamente dependen del aparato para satisfacer su adicción, y hacen uso constante de él. Además, en los cigarros electrónicos, el diacetilo entra en contacto con otros químicos que incrementan el riesgo potencial en la salud humana.

Cabe destacar que como resultado de este estudio, los Estados Unidos ha expresado que llevarán a cabo una investigación más profunda sobre los compuestos usados en los cigarros electrónicos con el fin de implementar regulaciones que aseguren que estos no sean nocivos para la salud. China, por su parte, ha implementado regulaciones muy estrictas y también investiga los componentes que se usan en la elaboración de los cigarros electrónicos.

 

Sin duda alguna, este es un tema que seguirá dando mucho de que hablar, y muchos cambios se llevaran a cabo como resultado de los descubrimientos hechos públicos por los científicos de Harvard.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *