Conductas impropias de los médicos

1. Principio activo antes que nombre propio

Que los medicamentos se receten por tu interés y no el de terceros. Pídele que te explique tus opciones antes de aceptar un tratamiento.

Entra en detalles

Ten en cuenta que lo importante de un medicamento es su principio activo. El nombre es lo de menos. Pero no te comas demasiado la cabeza: en España está bastante regulado el hecho de recetar por principio activo y no por marca. Así que mantén los ojos abiertos.

2. Asegúrate de que te escucha

Según se desprende de un estudio publicado en Annals of Internal Medicine, el 60% de los casos de diagnósticos erróneos que repercuten gravemente en los enfermos se deben a equivocaciones de los médicos.

Sáltate la cháchara

Deja muy clara desde el principio la razón que te trae a la consulta del médico. Empieza así: “Hoy tengo que hablar con usted de tres cosas”. Y no te cortes. Habla con claridad y propiedad.

 

3. No tomes medicamentos que no necesitas

El número de prescripciones ha incrementado un 39%. Por ejemplo, durante un periodo de más de 15 años, las recetas de pastillas para dormir aumentaron 21 veces más rápido que las quejas de insomnio.

Apunta a la causa

Muchos médicos asumen, sin más, que lo que quieres es una receta. Explícale que preferirías comprender tu diagnóstico primero para poder abordar la causa subyacente.

Artículo relacionado: ¿Vale la pena hacerse un reconocimiento?

4. Presta mucha atención a sus prejuicios

Los médicos pueden tener prejuicios. Un estudio de 2013 publicado en Obesity concluyó que suelen tener una menor empatía con sus pacientes con sobrepeso. Esto puede disminuir la calidad del tratamiento.

No acudas a la consulta de un médico irrespetuoso

La próxima vez pídele cita a otro. Si la falta de respeto fue grave, presenta una reclamación ante las autoridades pertinentes.

 

5. Exige que te cuenten toda la verdad

Más de la mitad de los médicos admiten suavizar el pronóstico a sus pacientes, de acuerdo con un estudio publicado en Health Affairs. Y un 11% admitió haber mentido a sus pacientes durante el año pasado.

Ve al grano

Dile a tu médico que te cuente toda la verdad. Y antes de ir a la consulta, busca tus síntomas en páginas fiables (en vez de teclear tus síntomas en Google) para que tu detector de mentiras no deje escapar ni una.

Quiero cambiar de doctor, ¿cómo puedo encontrar el adecuado?

Lo ideal es que la recomendación venga dada por otro médico. Dicho lo cual, haz preguntas a la gente que te rodea: amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Cuando hagas tu primera visita, es extremadamente importante que te sientas cómodo. No es que tengas que tener un trato de colegueo con él, pero la relación debe ser lo más fluida posible. Tienes que sentirte escuchado. Y que el médico nunca se comporte de forma apresurada.

Artículo relacionado: Interpreta tu análisis de un vistazo.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *