True Detective es la gran película de televisión

La mejor película de la televisión
La primera temporada de ‘True Detective’, con el cineasta Cary Fukunaga, es el gran ejemplo de que algunas series son filmes de varias horas de duración

Woody Harrelson y Matthew McConaughey en la primera temporada de ‘True Detective’.
Cary Fukunaga es uno de esos tipos de Hollywood que conviene no perder en el radar. Sin tener una dilatada carrera a sus espaldas ha conseguido ya ser uno de los nombres más respetados de la industria audiovisual. Su mayor logro fue, con poca experiencia y cuando tenía 36 años, dirigir y coproducir los ocho episodios de la primera temporada de True Detective. Su segundo logro, dicen algunos, es no tener nada que ver con la floja segunda entrega de la serie de HBO. De por medio hay un supuesto enfrentamiento entre Fukunaga y el guionista y creador de la serie, Nic Pizzolatto. Cuestión de egos, por lo que se puede adivinar de lo poco que se sabe.

True Detective, que cuenta una investigación policial relacionada con un asesino en serie durante 17 años, cumple a la perfección esa frase que dice que algunas series son películas de varias horas. Y como una película la trató Fukunaga durante el rodaje en Nueva Orleans, en cuyos pantanos, industrias y ambiente húmedo transcurre la acción. Pero en la televisión el que manda es el showrunner, en este caso, Pizzolatto. No hay término equivalente en castellano , pero bien podríamos llamarlo “el jefe de todo esto”. Y Fukunaga, como director de cine (venía de dirigir a Mia Wasikowska y Michael Fassbender en Jane Eyre) pensaba que en la televisión iba a poder dirigir igual.

Lo habitual en las series es que en una misma temporada haya varios realizadores, que tienen menos control en el proceso que en el cine. En el caso de True Detective, el hecho de que alguien con tanta personalidad como Fukunaga se pusiera tras las cámaras para todos los episodios, fue un valor añadido fundamental. La serie tiene dos actores muy bien dirigidos, Woody Harrelson y Matthew McConaughey, una atmósfera de silencios, contraste de paisajes, diálogos en ocasiones un tanto complicados y una estructura que hubiese sido muy difícil de elaborar si hubiese tenido otros directores. Sin quitarle mérito a Pizzolatto, autor de novelas negras y conocedor a fondo de los estados sureños de Luisiana y Texas donde transcurre la acción y que debutó en la televisión con True Detective.

Fukunaga explicó a la prensa tras el estreno de la serie cómo había concebido True Detective nada más leer el guion por primera vez. “Una de las primeras imágenes que imaginé fue un paisaje llano al atardecer con una iluminación tipo Magritte en el cielo y estos dos personajes fríos y duros en el frente, mirando una iglesia quemada. Me encantaba lo inhóspito que resultaba. Hay muchos diálogos a dos en True Detective, y necesitaba situar a esos dos tipos en lugares donde hubiese otros niveles de narración visual. No tenía necesariamente que hacer avanzar la trama, tenía que añadir un tono en el sentimiento del conjunto”. Esta frase, o escenas como la del cuarto capítulo con un plano secuencia de casi seis minutos fabuloso, dejan constancia de la importante labor del cineasta en la serie.


Aunque ninguno de los dos lo cuenta nunca de forma directa, el enfrentamiento entre el director y Pizzolatto se conoce por detalles y declaraciones más o menos indirectas. Como aquella vez que Fukunaga agradeció el Emmy por su dirección en la serie a todo el mundo excepto al creador. El guionista, contaron técnicos del rodaje, aunque él negó haberlo hecho adrede, se vengó incluyendo un personaje en la segunda temporada que era un director de cine insoportable que se parecía mucho a su excolega. O aquella vez que Fukunaga, que consta como productor de la segunda
entrega, reconoció que su implicación en ella dependía de lo que le necesitaran: “Y resulta que no me necesitaron”, remató en una entrevista en Variety.

Tras la emisión y la gran cantidad de malas críticas de la segunda temporada, que fue dirigida por varios directores, True Detective pareció diluirse y desaparecer. Pero ya hay confirmada una tercera entrega, sin fecha de estreno, con una nueva historia. Y para relanzar esta serie antológica, se ha anunciado que contará con una de las caras más de moda de Hollywood, la del actor Mahershala Ali, ganador de un Oscar por Moonlight. Y con la incorporación del guionista y productor David Milch (Deadwood, Policías de Nueva York). ¿Volverá Pizzolatto a confiar la dirección y la concepción visual de la serie a un solo cineasta?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *