Ridley Scott: “No suelo revisar el pasado, solo miro adelante”


El director Ridley Scott, con Cameron Diaz, en el rodaje de El consejero.
Foto: EL PERIÓDICO
Es conocido por su impresionante estilo visual y por llevar al espectador a espectaculares viajes, ya sea por el espacio (Alien) como al pasado (Gladiator) o al futuro (Blade Runner). Aprovechando un alto en el rodaje de Exodus, que se filma en Almería, sir Ridley Scott nos citó en Londres para hablarnos de El consejero, basada en un guion original del escritor norteamericano Cormac McCarthy. En ella, un ingenuo abogado de Tejas (Michael Fassbender), llevado por la tentación, invierte dinero en comprar un alijo de droga esperando tener sustanciosos beneficios e ignorando los consejos de sus compañeros de juego, quienes le advierten de que no saldrá bien parado de la operación.
–¿Le ha resultado muy difícil llevar al cine a Carthey?
–Su estilo de escritura es muy visual, pero también muy implacable. McCarthy escribe brutalmente sobre la vida, porque la vida es así, no importa si se trata de una enfermedad o del fin del mundo. Para él no hay excusas para hacerlas más ligeras o fáciles de digerir. Alguna de sus historias, como La carretera, tendría que haberse quedado solo en el libro, porque como película es demasiado deprimente.
–Cuenta con un reparto extraordinario de actores, varios de ellos hispanos.
–Nada más leer el guion ya tenía los nombres en mi cabeza, otra cosa es que estos actores estuvieran disponibles. Pero para suerte y sorpresa mía, conté con todos ellos. Con Michael Fassbender acababa de trabajar en Prometheus y con los demás fue cuestión de estructurar las escenas y hacer que coincidieran con su disponibilidad. Brad Pitt, por ejemplo, solo tenía una semana libre y rodamos sus escenas en ese tiempo. La verdad es que fue un rodaje muy rápido, tan solo duró siete semanas.
–La película abre con una escena que lo dice todo, el poder de la sexualidad de la mujer. ¿Qué quiso conseguir con esta imagen?
–Precisamente eso, que el poder sexual de la mujer lo controla todo. La belleza es poder.


–Para McCarthy, el mundo no es blanco o negro sino que tiene toda una gama de grises. ¿Coincide con él en su visión de la vida?
–Sí, por supuesto. En la vida real hay muchos matices de gris y de eso trata en parte la película. El protagonista de la historia ha sido advertido, varias veces, de los peligros extremos que corre a la hora de hacer lo que hace, de las terribles consecuencias que pueden acarrear sus acciones, porque una vez hecho no hay vuelta atrás. No se olvide, además, de que esto es una dramatización extrema de una situación que se puede presentar en la vida y eso es lo que hace que la historia sea interesante y tan apasionante para el espectador.
–Lo mismo ocurre con sus personajes. ¿Qué hizo para construirlos?
–Los personajes están muy bien descritos en el guion, pero mi trabajo, como el de un director de orquesta, consiste en reunir a todos los músicos, en mi caso a todos los profesionales de maquillaje, peluquería y vestuario y coordinar su trabajo. Por suerte, mi formación anterior como diseñador de producción me ha ayudado a visualizar las cosas sobre el papel y a planear con tiempo su ejecución.
–El filme es una metáfora de la tentación y de las consecuencias a pagar por nuestras acciones. ¿Qué le tienta a usted en la vida?
–Hace mucho tiempo que no me dejó llevar por la tentación porque, sinceramente, creo que no merece la pena en absoluto. Creo que la última vez que lo hice tenía 40 años.
–También tiene un trasfondo sobre el significado de la vida, la muerte, el duelo… ¿Se cuestiona usted estas cosas?


–No, me limito a disfrutar de lo que tengo, mi familia, salud, y un trabajo que me sigue apasionando. No me obsesiono con el trabajo pero reconozco que me encanta trabajar, y es lo que da sentido a mi vida, aparte, por supuesto, de mi mujer y mis hijos.
–Mirando atrás, ¿con qué película o con qué momento se queda?
–Con todos. Es como elegir a tu hijo favorito. Todos son favoritos y estoy orgulloso de ellos. No me arrepiento de nada de lo que he hecho. Tampoco suelo revisitar el pasado, siempre miro el camino que tengo delante.
–Delante tiene Exodus, que se ha filmado en gran parte en España ¿Por qué decidió rodar allí?
–Porque el Gobierno español nos ofreció una gran rebaja de impuestos por filmar allí y eso es importantísimo. Especialmente, hoy en día. Allí filmé también gran parte de El consejero. Hay muchos paisajes que se prestaron tanto para las escenas de México en esta película como para las de Egipto en Exodus. En Almería y concretamente en la Sierra de Alhamilla hemos construido la ciudad de Menfis y el palacio de Ramsés. Los decorados ocupan media hectárea de terreno. También hemos rodado en las islas Canarias porque los paisajes allí son realmente espectaculares. Son brutales e increíbles.
–¿Desde qué punto de vista está narrada la historia?
–El Exodus es un libro bastante difícil de seguir. Han pasado casi tres mil años desde que Moisés apareciera en la faz de la tierra. En su era no fue un símbolo ni un icono religioso, fue una figura prominente de una tribu. No había reglas ni mandatos, excepto el del más fuerte. Debió ser una época bastante brutal y salvaje para Moisés, que por entonces era fundamentalmente ateo y general de los ejércitos de del faraón Setti. Cuando este muere se convierte en primer ministro de Ramsés junto al que ha crecido y al que considera su hermano menor, además de ser el gran Faraón, un absoluto dios para el pueblo de Egipto. Pero cuando es desterrado, conoce a Séfora, una mujer con una cultura y religión radicalmente distinta y de repente Moisés se encuentra en medio de todo este sinsentido y no sabe qué hacer, por dónde tirar. La historia habla de la evolución de un hombre que gradualmente se plantea la posibilidad o la idea de una religión.
–¿Le interesa a usted la religión?
–Admito que soy ateo, lo cual resulta bastante bueno para hacer que esta historia cinematográfica funcione. Si no, puede que cambie mi perspectiva de la religión (risas).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *