Patti Smith en México repudia a Trump y su muro


Patti Smith derriba muros en México
Al ritmo de ‘People Have the Power’, la artista carga en México contra Trump y alaba la unión de las mujeres en favor de la igualdad de derechos

Comedida en cualquier comentario sobre Trump durante su visita a México, Patti Smith no pudo ocultar finalmente su desprecio hacia el presidente de su país. Sobre todo cuando en mitad de su actuación –que no era recital ni concierto- en Querétaro, clamó: “Si Trump levanta un muro, lo tiraremos entre todos”.

La relación de Smith con México, más allá de la figura de Roberto Bolaño –el motivo por el que vino hace un año y ha regresado, esta vez al Hay Festival– va en aumento. Durante la rueda de prensa previa a su actuación, Smith señaló que seguramente compondría “algo” después de este nuevo viaje. Ya escribió otro algo después del anterior, un poema, Red, que interpretó por la noche, poco antes de lanzarse con Can´t Help Falling in Love, dedicatoria a Querétaro y a todo el país o con una versión de Imagine, un guiño al lema del festival: imagina el mundo.

Smith llegó el jueves a México y viajó directa a Querétaro, donde se ha hospedado en un hotel del centro colonial, que recorrió durante todo el viernes. Antes de la caminata, en una rueda de prensa que ofreció en el Museo Regional, explicó los problemas que había tenido para dormir la noche previa. A las 5 de la mañana, contó, encendió la televisión. Haciendo zapping se encontró la imagen de un joven rezando en una iglesia colonial. “No entendía nada de lo que decía, pero era hermoso. Me quedé dormida viéndolo”. El descanso de la guerrera.

Ídolo musical de generaciones, Smith, de 71 años, atendió pacientemente a los medios antes de su actuación, que empezó una hora tarde por culpa de una tormenta salvaje, cuyos truenos dejaron sordos a media ciudad. Por la mañana, Smith se dio tiempo para hablar de todo. Respondió preguntas -y declamó- durante más de una hora. Le preguntaron por la lucha de las mujeres en Argentina por el derecho a interrumpir el embarazo. Smith dijo: “Estuve en Buenos Aires y aunque no fue exitoso, seguirán luchando. Les recomiendo que no se unan solo entre mujeres. Encuentren buenos hombres que se les unan, porque no deben pelear esto solas (…). No creo que la propia fe y las decisiones sobre el cuerpo de una estén reñidas”.

La sala del museo que acogió el intercambio parecía una vieja capilla. No en vano, el centro usa las instalaciones del viejo convento de San Francisco, asunto que no le escapó a la artista, devota del santo. Hace unos años fue a visitar su tumba a Irlanda. Smith calzó referencias a su trayectoria en sus respuestas, siempre con la libertad, su propia libertad, como elemento esencial. Algunos le preguntaron sobre cómo empezar hoy día, cómo hacerle, cómo pelear contra lo establecido, contra lo que parece inamovible. “Cuando empezamos Lenny y yo, en 1971, fuimos libres. Queríamos mezclar rock y poesía y lo hicimos… No tengan miedo”, dijo, “no tengan miedo”, repitió.

En una de esas, pidió permiso para recitar People Have the Power, canción que escribió a medias con su marido, el guitarrista de MC5, Fred Sonic Smith. Los periodistas, sentados en los bancales del viejo templo, aplaudieron. Smith se acordó también de Donald Trump cuando le preguntaron por el cambio climático. “Tenemos un presidente que no se preocupa por el medio ambiente. Vivimos en un ambiente de negación y eso es terrible”, dijo.

Smith, que por la noche leyó el poema que dedicó a Roberto Bolaño, desveló su amor por el argentino César Aira y por Clarice “no me acuerdo del apellido”. Probablemente se refería a la brasileña Linspector. “Un genio loco”, dijo, “es la cosa más hermosa del mundo”

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *