Better Call Saul, una excelente precuela de Breaking Bad

La energía de ‘Breaking Bad’ entra en ‘Better Call Saul’
Movistar Series emite la tercera temporada de la serie protagonizada por Bob Odenkirk

Antes de Saul Goodman, existió Jimmy McGill. Antes de transformarse en el abogado charlatán y de dudosa moralidad que ayuda a Walter White con sus negocios en Breaking Bad, Jimmy era un hombre diferente. Se podría decir que incluso era un buen tipo, con buenas intenciones pero métodos dudosos. “En esta temporada hay un cambio fundamental en el personaje. Como yo lo veo, Jimmy se vuelve loco con sus planes, sus timos, mucha gente se empieza a ver afectada”, dice el actor Bob Odenkirk sobre la transformación que está sufriendo su personaje en la serie Better Call Saul y que en la tercera temporada, que Movistar Series emite los martes (22.30), se hace más evidente. “Se convierte en un personaje cada vez más frío y hace cosas que en el fondo son egoístas sin importarle”.

Con Better Call Saul, Odenkirk pasó de interpretar a un personaje secundario en uno de los grandes fenómenos televisivos de los últimos años a ser el protagonista de su propia precuela. Y, más acostumbrado a la comedia, se ha zambullido de lleno en el drama. “Traté de no pensar mucho en ello, habría sido un gran obstáculo. Pensé que era mejor ir poco a poco viendo diferentes capas de mi personaje y no pensar en las implicaciones a largo plazo. Al final, el trabajo de interpretación es el mismo. La diferencia es que el protagonista puede tomar elecciones que surgen de su propia psicología, mientras que los secundarios reaccionan a la trama”.

Better Call Saul ha logrado tener una entidad, un ritmo y un tono propios y diferentes a los de la serie madre. Pero comparte con ella bastantes cosas. Cada vez más. Desde esta temporada, a personajes como Mike, Tuco o Héctor Salamanca, se suman Gus Fring (interpretado por Giancarlo Esposito) y su entorno. “Al irse juntando los dos universos, la energía de Breaking Bad empieza a entrar en la temporada 3 de Better Call Saul. Estamos ya en el límite y la fuerza de gravitación del mundo de Breaking Bad se empieza a notar. Si hay cuarta y quinta temporadas, iremos aproximándonos más aún a Breaking Bad en todos los sentidos, el tono, la dinámica, la mezcla de drama y violencia…”, adelanta Odenkirk entrevistado por EL PAÍS durante una reciente visita a Madrid.

Pero en el universo de esta serie no solo hay personajes procedentes de Breaking Bad. Uno de los pilares del mundo de Jimmy McGill es Kim Wexler, la abogada interpretada por Rhea Seehorn con la que mantiene una relación amorosa y ahora también laboral, lo que no pondrá las cosas fáciles para ninguno de los dos. “Un guionista nos dijo que una relación profesional es algo que requiere amor y una relación amorosa requiere trabajo, y creo que es verdad”, dice Seehorn. “Ella ahora tiene que hacerse a la idea de ir trasladando sus límites y vivir en la zona gris en la que se mueve Jimmy. Él está constantemente moviendo la línea entre lo que es ético y lo que no”, añade.

La expresividad de Rhea Seehorn durante esta entrevista contrasta con la autocontención extrema de Kim. “Tiene tal economía de gestos y palabras que creo que habría sido una gran jugadora de póker. Usa el silencio como arma de poder. Ha sido muy divertido descubrir la fuerza que tiene no hablar continuamente, dejar que los silencios se prolonguen y que las otras personas sean las que sientan la angustia de tener que hablar y llenar ese silencio. Pero en la tercera temporada se verá que ese autocontrol también puede ser un peligro para ella, puede tener un efecto un tanto tóxico”, adelanta la actriz sobre su personaje.

Creada por Vince Gilligan (responsable también de Breaking Bad) y Peter Gould (autor del personaje), Better Call Saul intenta ser un legado a la altura de la ficción madre y no se ha dejado achantar por las lógicas reticencias que surgen en los fans cuando se anuncia una serie derivada de otra. “Intento que no me intimide el éxito de Breaking Bad y su perfección. Cuando hacemos películas o series, te aventuras y esperas que todo encaje, pero nunca sabes, no puedes estar seguro. Breaking Bad, más que la mayoría de series o películas, encajó perfectamente de una manera muy poderosa. Hubo otros factores que hicieron de ella un fenómeno social en su época con los que no podemos competir. Pero espero que seamos un buen legado. Y, si no estamos a la altura, al menos será porque el listón estaba muy alto”, sostiene Odenkirk.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *