Algunas obras literarias sobrevaloradas

Estos libros están sobrevalorados

Hablar de libros sobrevalorados es pisar terreno pantanoso, pero lo cierto es que hay obras que han alcanzado la fama mundial y su calidad literaria está muy por debajo de las expectativas que despiertan. Otras veces topamos con libros correctos, buenos, pero a los que le sobra la etiqueta de obra maestra. En Librotea hemos confeccionado una estantería aunando ejemplos de ambos tipos, se trata de una lista subjetiva, no jerárquica y abierta a nuevas propuestas.

Si uno acude a Google en busca de opiniones de lectores sobre novelas sobrevaloradas un título recurrente es El guardián entre el centeno. El libro de Salinger es un clásico, leído en todo el mundo, pero no hay que obviar que se trata de una lectura de iniciación y que es más que probable que si uno la aborda más allá de los cuarenta no se vea precisamente fascinado. El viejo y el mar, de Ernest Hemingway, es otra obra que suele causar decepción entre los lectores a tenor de sus comentarios posteriores, pero sin duda es una gran obra.


El Alquimista, de Paulo Coelho, es un longseller, pero lo cierto es que cuando uno se zambulle en su lectura comprueba que es un libro cursi y pegajoso. Otro fenómeno mundial es El Código Da Vinci, de Dan Brown, aunque hay que advertir que mezcla una escritura mediocre con algunos datos incorrectos. Los pilares de la Tierra, de Ken Follet, es una obra entretenida, pero si uno espera un clásico de la literatura universal no verá cumplidas sus expectativas.

Dos sagas cuyo éxito ha provocado su adaptación al cine se cuelan en esta selección: Crepúsculo, de Stephenie Meyer, y Cincuenta sombras de Grey, de E.L. James. No podemos negar que han conseguido conectar con el público y que se trata de novelas adictivas, pero no es menos cierto que no entrarán en la Biblioteca de La Pléiade.

Y llegamos a la parte más peliaguda de esta selección. Muchos conocen de memoria el célebre comienzo del Aullido, de Allen Ginsberg, un poema que no aguanta sus 96 páginas de extensión. Tokio Blues, de Haruki Murakami, es una especie de fenómeno pop y no es un mal libro, pero más de un lector resulta defraudado al adentrarse en el universo del escritor nipón, eterno candidato al Nobel de Literatura. Y para generar debate está Rayuela, que divide a miles de lectores: los que discuten si se trata de una obra maestra o de un ejercicio de ñoñería. los que pelean por discernir si es un artefacto literario perfecto o una obra sobrevalorada.

Y tú, ¿qué libro echas en falta en esta lista?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *