La insistencia mercantilista de Trump en reducir el déficit comercial con el TLCAN


México descarta sorpresas en la renegociación del TLC con EEUU y Canadá
El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, dice que es “preocupante” la insistencia “mercantilista” de Trump en reducir el déficit comercial

Sin sorpresas. Nada es nuevo, todo se ha escuchado en debates públicos”. Esto ha dicho este martes el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, un día después de que la Casa Blanca detalló sus objetivos en la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El Gobierno de Donald Trump ha sido consistente e insistente con el “America first” y sus dichos de campaña: reducir el déficit con el vecino del Sur y recuperar el empleo en la manufactura. Guajardo se dijo preparado y calificó de “preocupante” equiparar el saldo positivo de la
balanza comercial con una política de ahorro macroeconómico. “Nos acerca a una visión un tanto mercantilista del tema”, ha dicho el ministro.

“Ellos definieron desde su visión los temas que les gustaría tocar en la renegociación del NAFTA [el acrónimo en inglés del Tratado], pero faltará ver cómo se cuadran con los objetivos de Canadá y México”, ha declarado Guajardo, quien ha dejado claro que su país está dispuesto “con todo gusto” a revisar los balances comerciales, aunque ha defendido que las economías norteamericanas deberían ocuparse de expandir el comercio y no de reducirlo.

Entre las demandas estadounidenses se incluye reforzar las obligaciones de los socios en cuestiones laborales y medioambientales. “No vamos a permitir nunca más que otros países rompan las reglas, roben nuestros empleos y purguen nuestra riqueza”, dijo Trump en un acto público. Los objetivos estadounidenses se agrupan en un documento de 18 páginas que el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, distribuyó a los miembros del Congreso.

El ministro ha cuestionado también que Washington quiera eliminar el capítulo 19 del TLCAN que obliga a que toda acción contra el dumping y subsidios proteccionistas se resuelva en paneles de arbitraje. Guajardo ha celebrado como “algo muy saludable” que en la renegociación, que comenzará en un mes, se incluyan objetivos anticorrupción. “Hay que definir como funcionarían estos mecanismos y los esquemas a los que se remitirían en caso de incumplimiento”, ha matizado. Un funcionario mexicano ha dicho a Reuters que se espera que Canadá “pelee a muerte” por el capítulo 19, una adición canadiense del tratado original.

“México también tiene que tener una opción B, porque no se puede sentar uno a negociar sin una alternativa”, ha señalado el ministro de Economía sobre la estrategia de la negociación del tratado que entró en vigor en 1994. “Será una montaña rusa, va a ver días buenos, malos y peores, y tenemos que estar preparados para que no sobrerreaccionemos en el corto plazo si la negociación se facilita o se complica”, ha admitido Guajardo vía telefónica desde Japón. “Hay mucho que preservar para los tres países”, ha concluido antes de reconocer que no sabe cuánto durará el proceso.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *