Falla en la banca mexicana hace perder millones de dólares

El sistema bancario de México canalizó erróneamente entre 18 y 20 millones de dólares en transferencias interbancarias, señalaron autoridades este lunes; se trata de la más reciente de varias fallas embarazosas que han afectado las compras con tarjeta de débito y los pagos electrónicos.

Las autoridades del Banco de México y agencias gubernamentales afirman no tener la certeza de si el problema con las transacciones entre los bancos fue obra de hackers, un fraude a manos de personal interno o errores.

Sin embargo, en un país donde los correos electrónicos diseñados para suplantar la identidad y los cobradores de deudas independientes a menudo utilizan logotipos y membretes de bancos, no es un secreto que las normas de seguridad de los bancos son laxas.

Quienes hayan hecho los depósitos no serán afectados, pero los bancos sí podrían resultar perjudicados por el dinero perdido.

“Es una lección de que se deben endurecer más estas medidas”, dijo Mario Di Constanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros.

“Nos hemos percatado desde hace tiempo que las instituciones financieras en general deben cuidar más no sólo la información de los usuarios, sino su propia identidad”, agregó.

No quedó claro exactamente cómo ocurrió el desvío. Di Constanzo dijo que “no se encuentra identificado la identidad y destinatarios de varias transferencias hechas por el sistema SPEI (el sistema de pagos electrónicos oficial de México)”.

Agregó que la cantidad perdida oscila entre 350 millones y 400 millones de pesos.

 

El déficit fue descubierto sólo después de que los bancos se colocaron en modo de seguridad tras la detección de vulnerabilidades en el software en tres bancos el 27 de abril. Después de detectar esa vulnerabilidad, los tres bancos abandonaron al contratista externo que proporcionaba el software defectuoso y cambiaron al propio sistema de pagos del Banco de México.

Entonces el banco central requirió que todos los bancos tomaran medidas adicionales de seguridad, lo que hizo demorar algunas transacciones urgentes, como la aprobación de compras con tarjetas de débito y pagos electrónicos. En una sociedad que empieza a optar por una economía con menos efectivo, fue un suplicio para algunas tiendas y usuarios de cajeros automáticos.

Al parecer, los problemas continúan.

La filial de Citibank en México, Citibanamex, reconoció algunos problemas con tarjetas de débito que sólo funcionaron con “intermitencia” el fin de semana.

“Lamentamos los inconvenientes causados en las operaciones de nuestros clientes”, afirmó el banco en un comunicado.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *