El presidente de SEAT está atento a la protección jurídica para mantener la sede en Cataluña


Seat mantiene su sede en Cataluña pero la moverá si peligra la “protección jurídica”
El presidente de la empresa explica a sus empleados que “hasta ahora” ha podido operar con normalidad

El presidente de Seat, Luca de Meo, ha escrito una carta a los 14.500 trabajadores de la plantilla del fabricante de automóviles en la que les comunica que no tiene intención, por el momento, de mover de Cataluña su sede social de la compañía. “Un cambio de sede social estaría motivado por la búsqueda de protección jurídica y tendría sentido en el momento en que entendamos que esta ya no se da en el territorio en el que estamos ubicados”, dice el máximo dirigente del comité ejecutivo de la empresa, que añade: “Hasta el momento no hemos tenido que tomar ninguna decisión porque hemos podido desarrollar nuestra actividad operativa con normalidad”.

Seat avisa de que se marchará de Cataluña si hay «inseguridad jurídica

De Meo dice en el arranque de la carta, divulgada en una publicación interna de la empresa, que se ha decidido a escribirla “ante el creciente clima de inestabilidad e incertidumbre de las últimas semanas por la situación en Cataluña”. El presidente subraya que Seat es una empresa “fuertemente arraigada en Barcelona, Cataluña y España. Aquí trabajamos más de 14.500 personas, la mayoría en la provincia de Barcelona, y además generamos decenas de miles de puestos indirectos tanto en Cataluña como en el conjunto de España”.

El presidente de la empresa subraya que es consciente “de la importancia económica y social” de Seat en Cataluña y de que ha percibido la “inquietud” de los trabajadores y cómo una de sus principales preocupaciones es “de qué modo esta situación puede afectar a nuestro entorno más inmediato”. La carta explica que su objetivo siempre será velar por los intereses de la compañía y de todos los trabajadores de la firma.


Y concluye: “Tenemos todos nuestros centros productivos ubicados en Cataluña. Somos una empresa industrial cuyos activos fijos están vinculados al territorio. Por tanto, para la compañía, un cambio de sede social estaría motivado por la búsqueda de protección jurídica y tendría sentido en el momento en el que entendamos que esta ya
no se da en el territorio en el que estamos ubicados”. E inmediatamente subraya: “Hasta el momento, no hemos tenido que tomar ninguna decisión porque hemos podido desarrollar nuestra actividad operativa con normalidad”.

La carta explica que no es la primera vez que la compañía se enfrenta a “situaciones inciertas” y subraya cómo “La estabilidad política, la seguridad jurídica y la permanencia en la Unión Europea son imprescindibles para asegurar la sostenibilidad económica y laboral de nuestra compañía y sus filiales, y para mantener la confianza de nuestros clientes y accionistas”.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *