Con Trump habrá más medidas proteccionistas y más tensión comercial

“En EE UU habrá más medidas proteccionistas y tensión comercial”
El economista asegura que la desigualdad de ingresos ha aumentado con las políticas de Trump

Michael Gapen, economista de Barclays responsable de Estados Unidos, en Madrid.
Buena parte del trabajo que Michael Gapen (Naperville, Illinois, 1969) tiene estos días consiste en tratar de explicar a sus clientes la lógica que se esconde detrás de la política y la retórica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Y demuestra haber estudiado bien la trayectoria de Trump, sus mensajes y el razonamiento que esconden sus decisiones, aunque a lo largo de la conversación puntualiza varias veces: “No es lo que yo creo solo, es lo que él dice”. Porque hay cosas que para un economista forjado en organismos internacionales y la Reserva Federal de Estados Unidos no debe resultar nada fácil de explicar.

Pregunta. En este momento no hay nada más sorprendente que la guerra comercial en la que se ha embarcado EE UU.

Respuesta. No para nosotros, porque forma parte del ADN de Trump desde los años ochenta. A diferencia de otros presidentes, Trump no vincula las relaciones comerciales a otras cuestiones, como la democracia o los derechos humanos, sino que los ve como una pura relación bilateral. Así que era previsible que impulsara políticas proteccionistas, aunque no necesariamente con los socios con los que ha abierto esta brecha. Pero no nos sorprendería que decidiera anunciar la retirada del acuerdo comercial con Canadá y México, aunque no digo que obligatoriamente lo haga; que abra nuevos capítulos proteccionistas con China o meter más presión sobre Europa, y Alemania en especial, con los automóviles. La conclusión sería: habrá más medidas proteccionistas y más tensión comercial.

P. Sin embargo, los mercados no parecen pesimistas respecto a esa deriva.

R. Cuando nos preguntan los clientes, yo les digo que lo que están subestimando es el deseo del presidente Trump de cambiar los flujos comerciales. Los mercados estaban básicamente más centrados en las políticas que favorecen el crecimiento, como la rebaja de impuestos o el aumento del gasto en los presupuestos, y poco en las políticas proteccionistas, como los nuevos aranceles o la política migratoria. Y lo cierto es que la rebaja fiscal ofrece un margen tremendo para absorber el coste de las políticas proteccionistas.

P. ¿No cree que la economía estadounidense se vaya a ver afectada por el giro proteccionista?

R. El comercio apenas supone un 15% del PIB, y las importaciones suponen el 6% del gasto de los consumidores. Así que es difícil que las restricciones sobre el acero y el aluminio hagan subir la inflación más de una o dos décimas, y tendría un impacto similar a la hora de restar crecimiento [2% en el primer trimestre]. De modo que, salvo que estas políticas se mantengan a lo largo de una década y cambien nuestras alianzas comerciales, no creo que tenga un gran impacto sobre la economía. Sin embargo, el mayor riesgo lo veo a través de una pérdida de la confianza empresarial y de los mercados financieros debido a la incertidumbre que estas políticas generan.

P. ¿Obligará a la Reserva Federal a cambiar su calendario de subidas de tipos?

R. Yo creo que la Reserva Federal va a ignorar las presiones inflacionistas derivadas de los aranceles, que es algo más temporal, y se centrará en las procedentes de la actividad. Si las políticas proteccionistas frenan la creación de empleo, la Reserva ralentizará la subida de tipos aunque esté aumentando la inflación.

P. ¿Cree que el mercado laboral puede verse afectado por la política migratoria de esta Administración?

R. Es verdad que en estos años la fuerza laboral ha añadido aproximadamente entre un 1% y un 1,5% al crecimiento potencial. Mientras que el crecimiento de la población apenas lo ha hecho un 0,5%, lo que supone que las políticas antimigratorias reducen notablemente el crecimiento potencial de la economía.

P. EE UU siempre se ha caracterizado por atraer talento, ¿no cree que eso puede frenarse?

R. De hecho, ya hay evidencias de que eso está pasando. Si miramos qué pasa con las solicitudes de extranjeros para estudiar en universidades estadounidenses, estas ya están bajando, mientras que se está observando un aumento en Canadá.

P. ¿Se puede decir que la Gran Recesión ha quedado totalmente atrás?

R. Desde el punto de vista financiero, totalmente. Nos hemos recuperado de las pérdidas. Pero para el hogar medio no ha sido hasta ahora, diez años después, que una mayoría de las familias sienten que su situación financiera es buena. Otra cosa es cómo se ha distribuido la recuperación, y ahí la desigualdad de ingresos ha aumentado con las políticas aplicadas por Trump.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *