Yunier Dorticós mostró lo que es boxeo después de las estafas seguidas en este deporte

Yunier Dorticós listo para defender su tesis de doctorado

Yunier Dorticós aleccionó al mundo del boxeo el pasado sábado. El cubano, un fajador fino, nada especulativo, hizo la tarea ante el ruso Dmitry Kudryashov (21-2, 20 nocauts), un “martillo” sin mango que nada pudo enseñar contra un cubano que confía en sus combinaciones y sabe que su derecha abre con fuerza las guardias tras un jab hiriente, poderoso.

Entre los cruceros, Dorticós (22-0, 21) es uno de los que mejor y más duro pega, con golpes certeros que dejan recados desagradables y provocan pánico hasta en aquellos que especulan de una mandíbula a prueba de balas. No hay que considerarse especialista en el tema para entender que obviar en su categoría a “El Doctor del KO” hoy es una falta gravísima en una disciplina que vive instantes críticos.

La victoria en el Alamodome de San Antonio mantuvo al caribeño como rey regular de la Asociación Mundial. La majestuosa casa de los Spurs observó su demoledora ofensiva, al mejor estilo de una graficada contra liderada por Tony Parker, Manu Ginóbili y Kawhi Leonard.

¿Cuál de los elegidos a competir en la llamada Súper Serie de Boxeo no anhela llevarse a casa el trofeo Muhammad Ali? ¿Quién no quisiera ganar parte de los millones que serán repartidos en premios? Entre todos los competidores, ahora mismo el invicto antillano es uno de los fuertes aspirantes.

Además, nadie puede insinuar que lo del sábado resultó una presentación asilada, no. La calidad de este fajador está contrastada y tuvo un puntaje de diez cuando en mayo último pocos lo veían como vencedor ante el recio congolés Youri Kalenga.

Dorticós ha mostrado un crecimiento increíble en el aspecto técnico, su fortaleza psicológica es innegable y su sed de triunfos es conocida. Todos esos elementos, junto a la sapiencia de su entrenador Eric “El Tigre” Castaños, se han conjugado para elevarlo a categoría de estrella.

Digamos que cansado de descansar, el pugilismo profesional cubano está en busca de cerrar colmado de éxitos un año discreto, casi sabático para muchos. Los aires de supervivencia que soplan resultan restauradores de ilusiones para la fanaticada, mientras nos frotamos las manos algo nerviosos camino a los enfrentamientos top entre Deontay Wilder vs. Luis Ortiz y Vasyl Lomachenko vs. “Chacal ” Rigondeaux.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *