La cultura japonesa sobresale en el Mundial de Fútbol


Aficionados japoneses limpian la grada tras el partido Bélgica-Japón

La despedida ejemplar de Japón del Mundial
Tras la eliminación, el conjunto nipón habló con los medios, limpió el vestuario y dejó una nota de agradecimiento

Un ejemplo de un país desarrollado con personas desarrolladas.

Un gol en el minuto 94 sentenció el destino de Japón en el Mundial. El equipo nipón había dado la sorpresa e iba ganando a Bélgica 0-2. Pero el conjunto de Roberto Martínez consiguió dar vuelta el resultado y en cuestión de 25 minutos anotó tres goles que dejaron a los de Akira Nishino eliminados de la Copa del Mundo. Sin embargo, la derrota demoledora no fue suficiente para quitarle a Japón su ejemplaridad.

Al terminar el partido, y a pesar de la tristeza, el equipo asiático se quedó a saludar a la afición nipona que había viajado hasta Rusia a alentarlos y había acudido al Rostov Arena. Al retirarse del campo de juego, los de Nishino también se tomaron el tiempo de hablar con los medios, de limpiar el vestuario que habían usado y, hasta, de dejar una nota a los organizadores que decía “gracias” en ruso.

El conjunto capitaneado por Makoto Hasebe se comportó bien dentro y fuera del campo de juego, ya que fue el equipo que, por primera vez en la historia, clasificó a octavos de final por juego limpio. Pero los jugadores no fueron los únicos ejemplares, sus seguidores tampoco dejaron que la tristeza de la derrota ante Bélgica nublara su actuación. Cuando el partido llegó a su fin, la afición japonesa se quedó en el estadio a limpiar la basura que había quedado en las gradas, algo que habían hecho también en los partidos anteriores.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *