Un intenso tornado azota La Habana y provoca caos

Un intenso tornado azota La Habana y provoca caos

El tornado que azotó la noche del domingo la capital cubana dejó al menos cuatro muertos, 195 heridos, de ellos 10 de gravedad, cuantiosos daños materiales y más de 220,000 personas sin electricidad, de acuerdo con reportes del gobierno de la isla y agencias de prensa.

La noche del lunes el Instituto de Meteorología reconoció que el tornado tuvo una intensidad F4 en la escala Fujita mejorada, con vientos entre 267 y 322 km/hora.

Según declaraciones de Juan Montalvo, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial en La Habana, en el programa Mesa Redonda, hay 1,238 viviendas afectadas por el paso del tornado, de las cuales 124 se derrumbaron completamente.

Montalvo también aseguró que siete instituciones de salud pública fueron impactadas por el fenómeno meteorológico, 46 escuelas y 21 círculos infantiles muestran algún tipo de daños y más de 220,000 personas se encuentran sin electricidad por la caída de postes eléctricos y árboles.

Los municipios más afectados son 10 de Octubre, Guanabacoa, Regla, San Miguel del Padrón y Habana del Este. El tornado duró 16 minutos y en algunos instantes tuvo un diámetro superior a 1 km, puntualizó el funcionario.

El fenómeno meteorológico provocó que algunos vehículos se volcaran, así como derrumbes en viviendas y edificios públicos. El gobernante Miguel Díaz-Canel dijo en Twitter que había al menos cuatro muertos y 195 heridos. El gobierno provincial anunció que intenta adelantar la “canasta básica” que se entrega a través de la libreta de racionamiento y “comercializará” pan, galletas y dulces en las zonas afectadas.

“Todo está devastado. Es como si hubiese pasado el peor ciclón de la historia. Nunca había visto algo así”, dijo por teléfono una vecina del barrio La Víbora, en el municipio 10 de Octubre.

“La recuperación va a ser muy difícil. Estas casas ya estaban muy deterioradas antes del tornado. Ahora será peor porque la gente aquí es muy humilde”, agregó.

Las imágenes que comparten los habaneros en las redes sociales muestran la magnitud de los daños. Autos rusos hechos amasijos de acero, el tendido eléctrico destruido, balcones y fachadas en el suelo, ómnibus volcados por la tormenta.

En plena noche, cuando aún se sentían las fuertes ráfagas de viento, los bomberos evacuaron el Hospital Materno Infantil Hijas de Galicia, afectado por el tornado.
Entre los barrios afectados estuvieron Santo Suárez, Luyanó, Vía Blanca, Regla y Chibás. La mayor parte de la capital se encontraba el lunes sin electricidad. En zonas cercanas al litoral habanero se reportaron inundaciones costeras.

Ernesto Castillo Padrón, originario de Santiago de Cuba pero que vive en la Calzada del Cerro desde hace tres años, dijo por teléfono a el Nuevo Herald que espera que el gobierno envíe ayuda a su barrio.

“Necesitamos agua, comida, colchas para el frío. La situación es compleja porque mucha gente perdió todo lo que tenía”, lamentó.

Castillo dijo que espera que el gobierno elimine las tarifas de las llamadas telefónicas nacionales e internacionales. “Por favor, estamos en medio de una calamidad. Necesitamos comunicarnos con nuestros familiares”, dijo.

Las autoridades han pedido a los vecinos que sean prudentes y eviten salir a la calle, pero en una ciudad en la que el desabastecimiento se ha vuelto crónico, muchos han salido a los mercados a comprar cuanto alimento puedan encontrar.
Varios cubanos en el sur de la Florida han pedido en las redes sociales al gobierno de la isla que “abra la aduana” para enviar ayuda.

“Somos miles de cubanos los que estamos fuera del país y tenemos familia en La Habana. Quiten los límites de medicinas, materiales de la construcción y alimentos que podamos entrar y la ola de solidaridad será grande”, dijo a este diario Grethel Martínez, una cubana que reside en Miami y tiene familiares en La Habana.


Quienes vivieron el paso del tornado en la capital dijeron que es una experiencia que no olvidarán.

“No han parado de escucharse las sirenas de ambulancias y policías. Estamos a oscuras. Todo se ve desolado, como en una película de ciencia ficción”, dijo en la noche del domingo una testigo del paso del tornado.

Otros vecinos dijeron que al paso del tornado sintieron “como el sonido de las turbinas de un avión”.

“Lo único que hicimos fue correr a escondernos debajo de la cama. Nos dio mucho miedo”, dijo Alberto González, vecino de la Calzada del Cerro.

Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del Consejo de Defensa Provincial en La Habana, dijo que los daños en algunos municipios fueron “severos”.

“Ha tocado profundamente a instituciones, a viviendas”, agregó el funcionario.

Según Torres, en el municipio Regla el tornado volcó varios ómnibus en las calles, lo que provocó al menos 25 heridos. “Hay viviendas que han perdido sus placas, se derribaron los segundos pisos de viviendas completas, edificaciones que fueron hechas recientemente perdieron parte del techo”, añadió.
El actor de la televisión cubana Luis Silva, conocido por su personaje humorístico Pánfilo, comentó en su perfil de Facebook que el tornado lo tomó por sorpresa en la calle obligándolo a viajar “esquivando matas caídas, inundaciones, fuertes vientos”.

“Pasamos gran susto. Lamento mucho la cantidad de personas afectadas ahora mismo. Ya esto es lo último que nos faltaba”, escribió.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *