Turquía califica a EE.UU. como un estado canalla por su actuar en el medio oriente


“EE UU se comporta como un Estado canalla”
Ayse Sözen Usluer es uno de los cerebros de la política exterior del presidente turco Erdogan
Ayse Sözen Usluer es jefa del departamento presidencial de Relaciones Exteriores del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan

A izquierda y derecha de los interminables pasillos del Palacio Presidencial en Ankara se abren decenas de puertas que conducen a otras tantas oficinas. “Representante del Ministerio de Finanzas”, “Representante del Ministerio de Justicia”… rezan sus carteles. Son los funcionarios que sirven de enlace con el Gobierno al que transmiten las órdenes del presidente Recep Tayyip Erdogan. Pero dentro del Palacio también hay departamentos que funcionan como ministerios en la sombra, encargados de elaborar políticas en detrimento de los órganos oficiales del Gobierno turco. Al frente del de Relaciones Internacionales se halla Ayse Sözen Usluer, uno de los cerebros de la política exterior de Erdogan, al que ha acompañado en su ascendente carrera: primero como asesora de política internacional en su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), después como consejera del Ministerio de Exteriores y del de Asuntos Europeos y, desde 2014, en la
Presidencia de la República.

Pregunta. Turquía ha sido uno de los países que más duramente ha reaccionado al traslado de la Embajada de EE UU a Jerusalén y a la masacre de palestinos que protestaban contra ella, llamando a consultas a sus embajadores ante Israel y EE UU.

Respuesta. Desde 1967, ningún país había establecido sus embajadas ante Israel en Jerusalén. Pero ahora Estados Unidos ha tomado una decisión que viola las sucesivas resoluciones de la ONU sobre el estatus de Jerusalén. Se comporta como un Estado canalla [usa la expresión rogue state utilizada por la diplomacia estadounidense contra sus países enemigos, como Irán o el Irak de Sadam Husein], actúa como le da la gana sin tener en cuenta las decisiones de la comunidad internacional. Y ante el asesinato de 60 palestinos, incluido un bebé, a manos de Israel, EE UU no hizo ninguna condena, es más, siguieron celebrando dentro de la embajada, lo que demuestra su falta de conciencia y de empatía. Nuestra postura es, junto a los países europeos, incluido el Estado del Vaticano, establecer una posición común para defender el estatus de Jerusalén, que es un patrimonio de las tres grandes religiones y de toda la Humanidad.

P. Sin embargo, pese a las críticas, la cooperación comercial entre Turquía e Israel se dirige hacia récords históricos.
¿Se han planteado sanciones o las condenas se quedarán en el aspecto verbal?

Estados Unidos no tenía ningún derecho a retirarse del pacto nuclear con Irán

R. Somos dos países cercanos y siempre hemos tenido una cooperación militar y comercial muy estrecha, aunque a veces se ha resentido por la cuestión palestina. Si los canales diplomáticos no bastan, Turquía está preparada para tomar otras medidas. Pero primero preferimos resolver nuestros problemas, por la vía diplomática, porque esto es algo derivado de la locura cometida por EE UU.

P. ¿Teme Turquía que las políticas del presidente Donald Trump incendien aún más Oriente Medio?

R. Solo traerán más inestabilidad y harán que corra más sangre. Por ejemplo, Estados Unidos no tenía ningún derecho a retirarse del pacto nuclear con Irán, que según la OIEA [Organización Internacional de la Energía Atómica] Irán estaba cumpliendo. El acuerdo permitía las inspecciones del programa nuclear iraní, pero en el momento en que se rompa, no habrá inspectores, y entonces sí que habrá más riesgos. Irán es un actor muy importante en la región, si cortas el diálogo con Irán ningún problema de Oriente Medio puede solucionarse, ni la situación en Irak, ni la guerra en Siria o Yemen. En todos ellos está involucrado Irán.

P. Turquía negocia una salida al conflicto sirio con Irán y Rusia, ¿ve más cerca la paz en Siria?

R. Saber cuándo terminará la guerra es difícil. Por el momento hay varias iniciativas en marcha. La de la ONU en Ginebra no ha dado resultado. Creo que tiene que ver con la falta de compromiso de algunos países occidentales. Porque, por mucho que países como Rusia, Irán o Turquía lleven a cabo iniciativas, hace falta la implicación de más actores.

P. El régimen prácticamente ha ganado la guerra, pero ustedes insisten en la salida de Bachar el Asad. ¿Es eso posible?

No tenemos ninguna ambición de quedarnos para siempre en Siria

R. El Asad ha provocado una guerra con un millón de muertos, ha atacado a su propio pueblo con armas químicas. Así que ha perdido toda su credibilidad política. Igual que el papel de Irán y Rusia en las negociaciones es defender al régimen, el nuestro es hacer de garantes de la oposición.

P. De las últimas rondas de negociación, se desprende que Rusia está interesada en la supervivencia del régimen y que la continuidad de El Asad no le importa tanto. En cambio, es Irán el que más insiste en que El Asad siga en el poder.

R. Sí, eso es lo que nos parece también a nosotros.

P. Turquía ha intervenido en Siria y controla parte del noroeste del país, ¿hasta cuándo permanecerán sus fuerzas militares allí?

R. No tenemos ninguna ambición de quedarnos para siempre, porque defendemos la integridad territorial de Siria, pero estaremos hasta que eliminemos las amenazas terroristas y a nuestra seguridad.

P. En esos territorios, en los hogares de kurdos que han huido del avance turco, se han instalado refugiados procedentes de Guta Oriental y otras regiones árabes de Siria. Eso es un cambio demográfico penado por la ley internacional.

Turquía se enfrenta a numerosos grupos terroristas, algunos de los cuales reciben apoyo de países occidentales

R. Eso no está ocurriendo. Según nuestros informes, unas 200.000 personas huyeron de Afrin a raíz de la operación de Turquía. Son gente que tuvo que huir presionada por el [grupo armado kurdo] PKK-YPG. Y tras la operación, cerca de la mitad han regresado. Turquía jamás ha intentado ningún tipo de ingeniería demográfica en Siria. Afrin es una ciudad de carácter kurdo, y cuando Turquía salga de ahí se verá que hemos mantenida intacta su estructura demográfica. Se ha creado una asamblea local con 20 representantes, de los que 11 miembros son kurdos, ocho árabes y uno turcomano. Si llegan refugiados a Afrin, necesitan cobijo y se les da, pero si la llegada de refugiados es ingeniería demográfica, ¿también hay ingeniería demográfica en Turquía, que ha aceptado más de tres millones de refugiados árabes?

P. El presidente Erdogan ha dicho que las operaciones militares turcas en el exterior continuarán, ¿cuáles son los siguientes objetivos?

R. Sobre todo nos referimos a Manbij, a Tal Rifat y a Sinyar [zonas de Siria e Irak con fuerte presencia de milicianos kurdos favorables al PKK]. Pero queremos dar prioridad a la diplomacia. En el caso de Manbij, el secretario de Estado de EE UU [Rex Tillerson] acudió a Turquía y se llegó a un principio de acuerdo según el cual en un corto plazo, las [milicias kurdo-sirias] YPG se retirarían y la seguridad de la zona se cedería a soldados de EE UU y Turquía. Pero hubo un cambio ministerial y hasta que el nuevo secretario de Estado tome las riendas ha quedado aplazado. Si el tema no se resuelve por la vía diplomática, Turquía tomará medidas para eliminar esta amenaza terrorista a su seguridad nacional.

P. ¿Quiere decir que no descarta una operación militar contra Manbij?

R. Eso lo decidirán las Fuerzas Armadas.

P. Pero en ese caso podría llevar a un enfrentamiento militar entre dos miembros de la OTAN como son EE UU y Turquía, porque los militares estadounidenses han dicho que defenderán a sus aliados de cualquier ataque a Manbij.

R. No, nosotros no queremos de ninguna manera que haya un enfrentamiento militar con EE UU.

P. El último informe de progresos de la Unión Europea es muy duro con la regresión democrática de Turquía. Llegados a este punto, ¿sigue siendo un objetivo realista que Turquía se integre en la UE?

R. La adhesión como miembro de pleno derecho de la UE es todavía uno de los objetivos estratégicos de la política exterior turca. Pero el hecho de que el proceso vaya tan lento ha hecho que una parte importante de la sociedad y de la clase política turca reduzca su apoyo al ingreso a la UE. Por desgracia, la UE sigue tratándonos con un doble rasero.  Por ejemplo, ustedes los españoles tienen problemas con Cataluña. Cuando nosotros vivimos problemas similares, las críticas que nos llegan desde Europa son muy injustas.

P. Habla de dobles raseros, pero Turquía desde hace tiempo no lleva a cabo las reformas que le pide Bruselas para avanzar en la adhesión. Por ejemplo, el presidente Erdogan se negó a reformar la ley antiterrorista.

R. Las negociaciones son un proceso técnico. Turquía, actualmente está en disposición de completar 16 capítulos de la negociación, pero no se hace por culpa del bloqueo político al que la tienen sometida ciertos estados como Chipre o Francia. En cuanto al tema de la ley antiterrorista, cuando llegue el momento la cambiaremos, pero actualmente es un tema muy sensible para Turquía que es un país que se enfrenta a numerosos grupos terroristas, algunos de los cuales reciben apoyo de países occidentales.

P. Diversos organismos europeos e internacionales han dicho que las elecciones que se celebrarán el próximo 24 de junio no serán creíbles bajo el actual estado de emergencia.

R. Turquía ha tomado todas las medidas para que estas elecciones sean seguras y limpias. El estado de emergencia no afecta a la población. Ya hicimos un referéndum con el estado de emergencia en vigor y hubo una participación del 86% de los electores. Ahora ocurrirá de la misma manera. Desde que tomamos la decisión de implementar el estado de emergencia, la UE lo ha criticado. Pero creemos que sus críticas son muy partidistas así que no los tomamos en serio.

P. Pero, cuán democráticas pueden ser unas elecciones en las que uno de los candidatos a presidente está en prisión, en la que una decena de diputados opositores está en prisión, en las que hay decenas de miles de personas detenidas en espera de juicio y más de 150 periodistas entre rejas.

R. Esto es un tema que está en manos de la Justicia y no me corresponde a mí ni a ti hacer juicios de valor sobre ello.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *