Se viene un nuevo México con López Obrador


AMLO, “arriba de un tren bala”: Aguayo; “podríamos estar entrando en un nuevo México

Mientras tanto, en Puebla “queda el saborcillo de dinastía, porque el gobernador de Puebla (José Antonio Gali) es un mero personero del ex gobernador Moreno Valle, y casi podemos decir que es un traslado del esposo a la esposa”, sostuvo el historiador Lorenzo Meye

En México existe una confusión, ya que no se sabe quién está mandando: si el presidente Enrique Peña Nieto, o el ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, consideró el politólogo Sergio Aguayo.

“Pienso en Enrique Peña Nieto con sandalias y short listo para irse a la playa, o ya en la playa, mental y emocionalmente, y en Andrés Manuel, como pirinola, arriba de un tren bala recorriendo el país”, dijo.

En la Mesa Política de #AristeguiEnvivo el también académico señaló que si bien López Obrador ganó legítimamente, todavía no es el presidente, por lo que consideró que se están acelerando los tiempos, en temas como el de la #FiscalíaQueSirva.

“Se debieron dar un par de meses para sumergirse en las complejidades del tema, está defendiendo una reforma a la Constitución realizada por Enrique Peña Nieto y es muy discutible, porque no garantiza la autonomía del fiscal”, sostuvo.

Recordó que el tabasqueño ha mencionado que propondrá una terna para elegir al próximo fiscal general, lo cual puede ser una disputa muy adelantada que puede marcar una fractura con la sociedad civil.

Por su parte, el historiador Lorenzo Meyer comentó que un momento similar tuvo lugar al principio del siglo XX, cuando a pesar de que el presidente aún era Francisco León de la Barra, quien tomaba las decisiones era Francisco I. Madero.

Asimismo, coincidió con Aguayo en que López Obrador debió darse más tiempo para tomar una postura sobre la Fiscalía, ya que es necesario buscar un punto intermedio entre la propuesta del gobierno federal y las organizaciones de la sociedad civil.

De acuerdo con Meyer, es muy posible que con las elecciones México haya entrado a una etapa políticamente nueva con un sistema híbrido, con algunas cosas del pasado y otras novedosas.

“Probablemente, podríamos realmente estar entrando en un nuevo México, que lo que sucedió el 1 de julio sea realmente una coyuntura crítica, en la cual elementos determinantes del pasado dejan de tener peso o pierden mucho peso y surjan cosas nuevas, y que dentro de unos años podamos decir ‘el 2018 fue el momento decisivo’, en el cual México dejó atrás esa herencia antidemocrática, en donde las elecciones siempre eran dudosas y no daban la legitimidad”, agregó.

Sin embargo, los analistas coincidieron en que a pesar de que las autoridades electorales y una gran cantidad de ciudadanos han insistido en que todo salió bien durante en las elecciones, “Puebla es una mancha en la historia que tiene que limpiarse”, dijo Aguayo.

“Esto va a quedar en manos del Tribunal del Poder Judicial de la Federación y este tribunal tiene muchos claroscuros, entonces ahí hay una incógnita”, comentó Meyer.

Señaló que si bien los adversarios del PRI y del PAN reconocieron su derrota ante López Obrador, lo cual dio legitimidad a la elección presidencial, en el caso de Puebla sucedió lo contrario.

Queda el saborcillo de dinastía, porque el gobernador de Puebla (José Antonio Gali) es un mero personero del ex gobernador Moreno Valle, y casi podemos decir que es un traslado del esposo a la esposa“, dijo.

Al respecto, Aguayo calificó como excesivas las celebraciones sobre la democracia floreciente en México, por “los negritos en el arroz” que hubo en tres grandes temas: compra y coacción del voto, participación del crimen organizado en el proceso electoral y los resabios de la cultura del mapache y todo tipo de tranzas.

“Me parece que pasado el tiempo, el nuevo Congreso, los partidos y los árbitros electorales se deben poner a reflexionar sobre cómo vamos a enfrentar como sociedad esas manchas del pasado, esas herencias que lastran la calidad de nuestra democracia, porque se les olvida que una elección para ser legítima debe ser limpia y confiable, lo que me lleva a Puebla… ha resultado ser un cochinero electoral porque está exhibiendo compra y coacción del voto, intervención de autoridades, intervención del crimen organizado, los huachicoleros por un lado, y los zetas y el Cártel del Golfo por el otro, así como tranzas y mapaches, lo que exhibe la languidez de las autoridades electorales”, anotó el académico.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *