Paul Ryan despide al capellán del Congreso


¿Qué hizo el capellán del Congreso para que Paul Ryan le pidiera la renuncia?
Aunque el cura Patrick Conroy dijo que eran poco claras las razones de su salida, Ryan, el presidente de la Cámara de Representantes dio algunas pistas que no tienen que ver con asuntos divinos sino más bien terrenales.

Paul Ryan le pidió la renuncia a Patrick Conroy hace dos semanas.
Aunque los asuntos de la religión y los de la política se supone que estén separados, en este caso en Washington DC la suerte de un sacerdote ha generado un intenso debate en el corazón político del país.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, explicó el viernes que al padre Patrick Conroy se le había
pedido su renuncia porque varios parlamentarios le habían dicho que sus “necesidades espirituales” no estaba siendo
atendidas por el prelado jesuita, quien tenía siete años de servicio en el Congreso.

El peor líder del Congreso en la historia, se ha caracterizado por su sumisión y cobardía.

Pero los demócratas en el Capitolio, y particularmente los católicos (en este caso de ambos partidos), no están satisfechos con las explicaciones de Ryan y sospechan que hay razones más terrenales para la salida de Conroy y afirman que hay un tema político detrás de la inesperada medida.

Los demócratas querían conformar un comité para investigar el despido, pero la moción fue derrotada en la votación, pese a que varios republicanos se pasaron al otro lado a la hora de la votación.

Es la primera vez en la historia de la Cámara de Representantes que un capellán es despedido del cargo, lo que desató las especulaciones sobre las “verdaderas” razones: desde un sermón en noviembre pasado en el que hizo comentarios que algunos entendieron como críticos contra la reforma de impuestos o una supuesta falta de empatía con los congresistas que fueron atacados durante una práctica de béisbol el año pasado.

“Ser el primer capellán del Congreso en ser despedido en la historia del Congreso, en la mitad del período, genera muchas preguntas. Creo que merecemos más explicación del por qué”, dijo el congresista republicano por Nueva York, Peter King

Aunque el padre Conroy no ha dicho públicamente mucho sobre su situación, envió un correo electrónico a un amigo en el que le dice que no tenía intenciones de dejar su puesto y que era importante que los congresistas “sepan la verdad”, de acuerdo con el texto publicado por Politico.

Sin embargo, el sacerdote dijo a The New York Times que todavía desconocía las razones de su despido.

Lo más curioso es que el padre presentó su renuncia el 16 de abril, a solicitud de Ryan, por lo que pasaron varios días antes de que estallara la indignación de los demócratas y de los católicos, algunos de los cuales se quejan de discriminación en favor de la mayoría evangélica.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *