Minor Calvo, uno de los pocos curas estafadores que han ido a presidio


El llanto del cura timador
Los tribunales de Costa Rica condenaron en 2007 a un famoso sacerdote por estafa, pero le absolvieron del delito más grave: el asesinato de un periodista crítico. Ni el estupor de sus fieles, ni las lágrimas durante el juicio le evitaron la cárcel. Así te lo contamos entonces

Un popular sacerdote católico de Costa Rica fue condenado a 15 años en la cárcel por haber estafado a cientos de fieles que le entregaron dinero para un fraudulento proyecto de evangelización denunciado por un periodista al que, en el año 2001, asesinaron por su insistencia en el caso. El cura Minor Calvo engañó a los creyentes mediante la emisora Radio María, según determinó el Tribunal de Juicio de Heredia (centro del país) al emitir la sentencia del proceso más largo en la historia costarricense, cuyo desenlace acaparó la atención nacional por la acusación de homicidio que también pesaba sobre el religioso.

Las dudas hicieron que Calvo, un carismático y elocuente personaje de fácil llanto en público, que congregaba a miles de personas en sus jornadas de oración en el capitalino parque de La Sabana, fuera absuelto del delito de homicidio contra el comunicador de origen colombiano Parmenio Medina.

UN PERIODISTA AGRESIVO, SARCÁSTICO Y DESPIADADO
El caso del periodista colombiano Parmenio Medina Pérez acaparó la atención de sus compañeros que recordaron las amenazas que había dicho haber recibido. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recogía en un comunicado de 2001 que un compatriota le había advertido “no destapar lo que no debía ni tocar”. La organización periodística le definía como “agresivo, sarcástico y despiadado frente a la corrupción”, un profesional de la comunicación que se había convertido en una voz de denuncia sin miedo a políticos, empresarios o religiosos. Medina acusó al empresario Omar Chaves y al padre Minor, como gerente de Radio María de los tejemanejes económicos por los que finalmente fue a prisión. El periodista ya había recibido amenazas, incluso una ráfaga de disparos en su casa dos meses antes de que recibiera los impactos de bala directos en su cuerpo.

Su programa radiofónico de humor La patada criticaba los manejos financieros que el sacerdote realizaba junto a su principal socio, un empresario llamado Omar Chaves, a quien los jueces sí condenaron por el asesinato del periodista a 30 años en prisión, además de por estafa. La justicia demostró que Chaves pagó una suma aún desconocida al sicario Luis Aguirre para que, en una lluviosa tarde, disparara al rostro del periodista cuando éste conducía hacia su casa, en Santo Domingo de Heredia. De ese modo, aquel día se cumplieron las amenazas de muerte vertidas directamente por el empresario.

Bromas pesadas
Aunque acusadores y defensores se declararon insatisfechos por la sentencia y anunciaron apelaciones en instancias superiores, se daba fin a esta historia salpicada de religión, dinero, muerte e incluso sexo, ya que el humor tropical convirtió al cura en protagonista de chistes y leyendas de homosexualidad con un joven colaborador del sacerdote en el mismo parque donde celebraba las jornadas de oración. Los obispos admitieron haber “cubierto las espaldas” del cura por sus irregularidades con la emisora radiofónica, en la que acondicionó una habitación blindada para guardar el dinero que sus seguidores enviaban para supuestas obras de caridad. Cuánto dinero se recibió y cuánto se desvió sigue siendo una incógnita.

“Los datos aportados por Calvo permiten inferir que en los 27 meses que la emisora estuvo en el aire los ingresos podrían haber rondado los 992 millones de colones (unos 3 millones de dólares en 2002) y las obligaciones nunca superaron los 300 millones de colones. ¿Cómo podía tener deudas?”, cuestionaba entonces un informe legal encargado por la Iglesia para indagar la veracidad de los lastimeros datos contables que ofrecía el sacerdote.

Numerosas investigaciones periodísticas se centraron entre 2001 y 2002 en el asesinato de Parmenio -llamado públicamente por su nombre de pila- y, de manera paralela, sobre el escándalo financiero de la emisora católica, el proyecto iniciado por el sacerdote tras hacerse famoso con unos populares programas televisivos llamados Un minuto con Dios. Para entonces, ya era imposible en Costa Rica no saber quién era el padre Minor.

“Todos los días, cerca de las ocho de la noche, se llevaban las alcancías hasta la oficina del padre Minor, en el tercer piso; se volcaba todo el dinero en el piso y allí, arrodillados sobre la alfombra, se separaba y contaba toda la plata (…). Se armaban fajos de billetes y todo quedaba en el escritorio del padre Minor (…) Al día siguiente, un empleado llamado Brian colocaba el dinero en su mochila y lo depositaba en una cuenta que tenía Minor a su nombre”, relató un excolaborador del cura.

Sentencia entre lágrimas
Los jueces reprendieron a Calvo, quien escuchó llorando la sentencia. “Se trata de un sacerdote católico con estudios de Teología y conocimiento de la gran fe que profesa el pueblo de Costa Rica que, valiéndose de su condición de clérigo y de la bondad y nobleza de la población, se apropia de dineros de gentes diferentes estratos sociales (…) para sufragar para sí y terceros un ostentoso estilo de vida y para comprar bienes diferentes”, sentenció el tribunal.

Calvo, por quien sus seguidores organizaron manifestaciones de apoyo, se enfrentó a su condena en prisión solo con el apoyo espiritual y alguna ayuda económica prometió la jerarquía de la Iglesia católica costarricense. Y aunque para algunos se ponía así punto final a la historia, otros no creían que fuera un capítulo cerrado.

*El padre Minor Calvo salió de prisión en 2009 en régimen de libertad condicional. Actualmente no ejerce el sacerdocio y montó un restaurante en El Carmen, en la provincia de Cartago (centro).

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *