Los niños en la cueva de Tailandia, un caso difícil de repetirse

 Los 12 niños y su entrenador de fútbol fueron localizados tras 9 días desaparecidos en la cueva Tham Luang de Tailandia.

La celebración de un cumpleaños se convirtió en una pesadilla.

La tarde del 23 de junio, 12 niños y uno de sus entrenadores de fútbol decidieron realizar una excursión al interior de la cueva Tham Luang, en el noroeste de Tailandia, para festejar el natalicio de uno de los menores.

Lo que debía ser una tarde de alegría se convirtió en una pesadilla: los jóvenes y su entrenador quedaron atrapados en el interior de la caverna.

Luego de 9 días sin noticias de ellos, el grupo fue localizado a salvo a casi 4 kilómetros de la entrada de la cueva.

Hasta la noche de este lunes,8 de los 12 niños habían sido evacuados de forma exitosa. Otros cuatro menores y el entrenador deberían ser rescatados en las próximas horas.

 Los niños y su entrenador se pusieron a salvo en una cámara de la cueva a 4 km de la entrada.

Te presentamos 5 preguntas sobre un caso que ha capturado la atención del mundo.

1. ¿Cuándo llegaron a la cueva?

El equipo se reunió para su práctica de fútbol a las 10 de la mañana del 23 de junio.

Ekapol Chanthawong, el entrenador asistente del club infantil Jabalíes Salvajes, publicó un vídeo en directo en su cuenta de Facebook a las 10:42 (hora local) del 23 de junio.

Alrededor de las 3 de la tarde de ese sábado, el personal del parque nacional donde se ubica la cueva Tham Luang encontró 11 bicicletas estacionadas frente de la entrada de la cueva.

Uno de los padres le dijo más tarde al personal del parque que no podía comunicarse con su hijo.

Los niños tailandeses atrapados se ven saludables en un nuevo video

Eso llevó a las autoridades a indagar sobre el paradero de los adolescentes.

La búsqueda inicial se emprendió a la 01:00 del domingo 24 de junio, luego de que la policía de Mae Sai fuera notificada tres horas antes de que el equipo infantil de fútbol estaba perdido.

2. ¿A qué fueron a ese lugar?

Medios en Tailandia indican que el grupo entró a la cueva después de la práctica de fútbol para organizar una fiesta sorpresa para uno de sus compañeros.

Un miembro del equipo que no se les unió, identificado como Game, dijo al diario Kaosod que ya habían visitado la cueva otras tres veces, pero nunca durante la estación lluviosa que la hace muy riesgosa.

“Siempre estábamos preparados al ir la cueva. Traíamos linternas. Nos aseguramos de que todo el mundo estuviera en condiciones de entrar y siempre comimos antes”, explicó.

Los primeros niños fueron rescatados de la cueva de Tailandia tras dos semanas atrapados.

Game dijo que no se unió a su equipo ese día porque no se sentía bien.

“Vamos a la cueva como parte de nuestro entrenamiento y si hay un cumpleaños de alguno del equipo. Parece que estaban planeando una fiesta sorpresa”, dijo.

3. ¿Cómo se quedaron atrapados?

Poco después de que el equipo entrara a la caverna, comenzó a caer una intensa lluvia.

El agua fue inundando el interior de la cavidad y la entrada quedó bloqueada.

Los niños y su entrenador quedaron atrapados adentro mientras los niveles de agua aumentaron rápidamente, por lo que se adentraron en el sistema de túneles para encontrar un lugar seguro.

La cueva Tham Luang tiene 10.316 metros de longitud y es la cuarta más larga de Tailandia.

Hasta ahora todo apunta a que el crecimiento de los niveles de agua en las diferentes cavernas los llevó a adentrarse cada vez más hasta el sitio en el que se pusieron a salvo.

4. ¿Cómo sobrevivieron solos?

Este es uno de los puntos con menos información disponible hasta el momento.

Se sabe que los niños llevaban algo de comida para la celebración del cumpleaños, pero no exactamente cuánta ni qué dificultades tuvieron para conservarla y racionarla.

Antes de encontrarlos, las autoridades confiaban en que el grupo tendría agua potable de las filtraciones de la lluvia.

“Incluso aunque no tengan qué comer, deben tener agua para beber”, dijo el vice primer ministro Prawit Wongsuwan al tercer día de búsqueda.

Millones de litros de agua han sido drenados de las cavernas para facilitar el rescate.

Una vez que fueron encontrados, el 2 de julio, los especialistas les proporcionaron alimentación adecuada.

Sin embargo, por las cartas que enviaron desde el interior se sabe que la comida es lo que habían estado esperando con más ansias.

Otra de las dificultades que tuvieron que atravesar fueron los cambios de temperatura, pues aunque en esta época del año el interior de la cueva está a unos 26°C, los niños dijeron en sus cartas que llegaron a pasar frío.

 Las condiciones adversas en la cueva hacían prever que el rescate demoraría semanas, pero encontraron una solución segura antes.

Mantener el ánimo en alto seguramente fue un factor clave que recayó en el entrenador de 25 años y los niños más grandes del grupo, opinó Luis Urzúa, uno de los mineros chilenos rescatados en 2010 tras quedar atrapados 70 días bajo tierra.

“Es muy importante la parte logística de la gente que pueda ayudar a que los niños estén estabilizados. Su juventud, bajo una situación extrema, lleva a una parte psicológica. Es muy importante manejarla como corresponde”, señaló Urzúa.

El mensaje de esperanza de Mario Sepúlveda, uno de los mineros chilenos rescatados en 2010, a los niños atrapados en Tailandia

5. ¿Cómo es el rescate?

Luego de 9 días perdidos, dos buzos encontraron a los menores y su entrenador a unos 4 km desde la entrada de la caverna.

El británico Bill Whitehouse, del Consejo de Rescate, dijo a la BBC que tuvieron que navegar “por pasajes que estaban en parte inundados”, lo que hacía imposible salir sin el equipo adecuado.

También hubo colapsos de rocas en algunos de los pasadizos, lo que dificultó aún más la operación de evacuación.

Tras un entrenamiento básico de buceo y nado, los rescatistas dieron inicio a la operación de salvamento el domingo con cuatro niños.

Los buzos han tomado a un niño por viaje para llevarlo a través de los 4 km de recorrido.

Cada niño lleva un tanque de oxígeno propio y una máscara para atravesar los espacios inundados, mientras que en otros tramos solo es necesaria una caminata.

Dos buzos acompañarán a cada niño durante toda la operación y han sido guiados por una cuerda desplegada por los rescatistas.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *