Los gustos culinarios de dictadores famosos

los platos favoritos de 5 dictadores famosos
Usted probablemente ya has leído mucho acerca de la vida de personalidades como Adolf Hitler, Benito Mussolini y Fidel Castro, ¿verdad? Pero algunas cuestiones más personales, como, por ejemplo, el plato favorito de cada uno de ellos, acaban pasando desconocidas.

La buena noticia a los curiosos de turno es el libro “Dicator’s dinner’s: The Bad Taste Guide to Entretener Tyrants”, algo así como “La Cena de los Dictadores: Una Guía de Mal Gusto para Entretener a los Tiranos”, en una traducción libre. Las autoras, Victoria Clark y Melissa Scott, decidieron acercarse a la vida de algunos de los principales dictadores y revolucionarios de la Historia con base en la descripción de lo que cada uno le encantaba comer. Echa un vistazo a:

1 – Kim Jong-il

El pez globo es uno de los peces más peligrosos de todos y, por supuesto, siempre hay quienes gusten de vivir peligrosamente. Sólo para que usted tenga una idea, en Japón existe una preparación rigurosa para quien quiere arriesgarse a preparar el pescado – se requiere al menos un año de entrenamiento para considerar un buen cocinero de pez globo.

Según las autoras del libro, este pez era adorado por corea del norte, que llegaba a comer aún vivo – dicen. Además, Jong-il probaba una buena sopa de aleta de tiburón y, por supuesto, era un gran conocedor de la carne de perro.

2 – Benito Mussolini

Ha comido ensalada de ajo crudo con aceite de oliva y limón? Pues este era uno de los platos favoritos del italiano lleno de peculiaridades. La justificación para la ensalada tan diferente, según él, era su salud cardiaca: Mussolini creía que la mezcla se hacía bien a su corazón.

El corazón podría ir bien con la alta cantidad de ajo que Mussolini comía, pero el matrimonio… Según las autoras del libro, la esposa del dictador llegó a hablar de la incomodidad que era estar al lado de su marido. “Por la noche, yo lo dejaba durmiendo solo en nuestra habitación y me refugiaba en la habitación de los niños”, habría dicho ella.

3 – Adolf Hitler

Uno de los hechos conocidos acerca de la alimentación de los nazis es el de que él tenía una dieta vegetariana, ¿verdad? El problema es que uno de sus platos favoritos era la paloma con relleno de nueces, lengua, pistacho y el hígado. Al que todo indica, Hitler no comía carne, sólo porque sentía molestias estomacales muy fuertes – él tenía una especie de “flatulencia crónica”.

En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, Hitler estaba con el estómago tan sensible que se alimentaba básicamente de sopa y puré de patatas.

4 – Fidel Castro

El revolucionario de Cuba siempre ha demostrado simpatía por la buena comida y la buena bebida, especialmente cuando el tour gastronómico trataba de queso francés y el whisky. Cuando más joven, sin embargo, Fidel gustaba era de una buena sopa de tortuga.

5 – Muammar Kaddafi

No sólo Hitler sufría con los malestares gastrointestinales y las incontrolables flatulências, el dictador libio también se enfrentaba a los mismos problemas indigestos y, se cree, eran causados por sus hábitos alimenticios. Kaddafi le gustaba mucho comer cuscús con carne de camello, además, claro, de beber mucha leche del mismo animal. El dictador también apreciaba platos típicos de la cocina italiana.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *