Los cientos de millones de dólares en ayuda extranjera para apuntalar el proceso de paz con la guerrilla en Colombia

 Estados Unidos había prometido US$ 450 millones a Colombia.

En Colombia, existe un Ministerio del Postconflicto sin que esté resuelto aún el fin de la guerra.

Entre sus objetivos, está ayudar a administrar los cientos de millones de dólares que el gobierno esperaba recibir en ayuda extranjera para apuntalar el proceso de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC).

Pero así como resultaron prematuras las celebraciones del pasado 26 de septiembre en la ciudad colombiana de Cartagena, en las que notables nacionales y extranjeros festejaron un acuerdo de paz que todavía no había sido refrendado por los ciudadanos, hoy parece incierta la suerte de ese dinero con el que Colombia esperaba ayudar a las comunidades más vulnerables luego de décadas de conflicto.

Y no es poco dinero.

Dudas

Desde Estados Unidos, por ejemplo, se estima que pueden llegar hasta US$ 450 millones para 2017.

Entre las actividades que iba a financiar la cooperación internacional estaba el desminado.

“Vamos a continuar respaldando los derechos humanos y los derechos de las víctimas”, dijo el pasado 4 de febrero el presidente estadounidense Barack Obama al anunciar la ayuda al Estado colombiano.

Había metas que incluían apoyo a los esfuerzos de desactivación de los campos minados, así como programas de fortalecimiento al desarrollo.

Hoy no está claro que pasará con la prometida ayuda estadounidense.

Interés nacional

“Para Estados Unidos, el voto del domingo fue una sorpresa y una desilusión”, asegura en declaraciones a BBC Mundo Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, centro de investigación basado en Washington.

“Pero hay intereses nacionales de Estados Unidos en juego y Washington querrá continuar interactuando con Colombia y apoyando al gobierno”, aclara.

“Las condiciones han mejorado desde que el Plan Colombia fue lanzado hace 16 años y los últimos 4 años de negociación lograron progreso sustancial aunque los colombianos hayan rechazado el acuerdo final”, dice Shifter.

Colombia lleva años siendo un aliado cercano de Estados Unidos

“Estados Unidos querrá buscar maneras de ayudar a consolidar y profundizar los avances. La naturaleza de la cooperación en el futuro dependerá de desarrollos en Colombia y de si se logra un consenso entre las fuerzas políticas relevantes en ese país”, le señala a BBC Mundo.

“Hay una voluntad de ofrecer ayuda pero al mismo tiempo por el momento hay una actitud de esperar a ver en un contexto de gran incertidumbre”, advierte el experto.

En el limbo

La Unión Europea también había prometido ayuda al postconflicto colombiano.

En su sitio web, está el documento de junio de 2015 en el que Bruselas prometía la creación de un fondo de fideicomiso para la paz, que “juntará contribuciones financieras del presupuesto europeo, de los Estados miembros de la Unión Europea y posiblemente de otros donantes”.

Hay expectativa por la suerte que pueda correr el proceso de paz con las FARC.

En mayo de 2016, la Alta Representante de la UE para Asuntos Internacionales, Federica Mogherini, anunciaba en Bogotá que el paquete total de ayuda europea llegaría a 575 millones de euros, una cifra cercana a US$ 644 millones.

Crucialmente, el documento de la Unión Europea de 2015 indicaba que el fondo de fideicomiso para la paz estaría disponible “al comenzar la implementación de los acuerdos”.

Una implementación que, por supuesto, está en el aire luego de la victoria del “No” en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

“Todos los fondos de alguna manera quedan congelados. El fondo de la Unión Europea se iba a reactivar el 17 de octubre y se quedó congelada su activación. Simplemente están esperando…” dijo el martes la Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, en entrevista con Natalio Cosoy, corresponsal de BBC Mundo en Bogotá.

Y eso resume la situación de incertidumbre que se vive, no solo frente a los fondos de la cooperación internacional, sino frente a todos los aspectos del conflicto colombiano.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *