Juez de Utah permite volver a su casa a violador repetitivo

El juez, a un obispo violador: “Es usted un hombre bueno y extraordinario”
El magistrado de Utah dio permiso para volver a su casa al prelado que abusó una docena de veces de dos mujeres, una de ellas menor

Al juez Thomas Low le tembló la voz. Al borde del llanto, el magistrado se dirigió al condenado por violación y abusos sexuales, el obispo mormón Keith Robert Vallejo, y desde el estrado le dijo: “Esta corte no tiene dudas de que usted es un hombre bueno y extraordinario, pero los grandes hombres, a veces, hacen cosas malas”. A sus palabras de admiración, el juez añadió el permiso de dejarle volver a casa mientras aguardaba a la sentencia.

El veredicto inaudito del juez.

Las víctimas, los fiscales y el propio público quedaron estupefactos. Un jurado de Utah acababa de considerar culpable de diez agresiones sexuales y una violación al prelado de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. La pena, que aún debía determinarse, podía alcanzar la cadena perpetua. Las víctimas eran la cuñada del propio obispo y una menor. En ningún momento de la vista, el acusado había mostrado arrepentimiento o reconocido su culpabilidad. Lo más que alcanzó a decir fue que el sistema judicial era “una farsa destinada a forzar la confesión”.

La actitud del juez del Cuarto Distrito desató la tormenta. Su decisión de permitir la vuelta a casa del obispo fue fulminada con un recurso, y sus elogios al violador recibieron cientos de quejas. Las principales organizaciones contra la violencia de género de Estados Unidos las consideran un desprecio a las víctimas y la enmarcan en una narrativa machista que parte de la culpabilidad de la mujer en casos de abuso sexual. Las propias violadas han manifestado que se sintieron profundamente humilladas con la actitud del juez. “Es una demostración clara de que no nos creyó, pero yo sé lo que pasó, por mucho que lo niegue el obispo”, afirmó la mayor de ellas.

El juez y su protegido.

Los hechos juzgados ocurrieron entre 2013 y 2014. La cuñada vivía en la casa de Vallejo y estudiaba en la Universidad Brigham Young. Tenía 19 años. La sentencia considera probado que el obispo la atacó en numerosas ocasiones en su habitación. Entraba y se metía en la cama para tocarla. A otra víctima, a la sazón de 17 años, la violó en el mismo lugar. Los abusos fueron denunciados por un familiar. La iglesia mormona, que se sumó a las acusaciones, apartó a Vallejo nada más trascendió el escándalo.

El miércoles pasado, en plena polémica, el juez Low hizo público el fallo. Establece un mínimo de cinco años de prisión, pero deja en manos de la comisión penitenciaria la decisión final. En la lectura de la sentencia, el magistrado intentó mostrarse compasivo con la cuñada y la calificó de “superviviente”. “Esta corte cree que es la víctima más fuerte que esta corte haya visto nunca”, llegó a decir.

Sus palabras llegaron tarde. Las violadas han anunciado acciones penales contra el magistrado. También las organizaciones contra la violencia de género. El obispo quiere recurrir la condena. Sigue sin admitir su culpabilidad.


El violador y su juez pagarán por sus crímenes.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *