El candidato de Trump a dirigir la lucha contra las drogas es un defensor de los narcos

Dimite el futuro ‘zar antidroga’ de Trump por sus conexiones con la industria de los opioides
Una investigación periodística reveló que el congresista republicano Tom Marino, tras recibir dinero para su campaña, lideró una ley favorable a los productores de opiáceos

No hubo escapatoria. El presidente Donald Trump ha tenido que prescindir de su candidato a dirigir la lucha contra los estupefacientes. En un país azotado por una epidemia que solo el año pasado mató más estadounidenses que toda la guerra de Vietnam, el descubrimiento de que el futuro zar antidroga es una marioneta de la poderosa industria de los opioides ha bastado para acabar con su ascenso y mostrar al mundo los oscuros tentáculos de un lobby sin escrúpulos.

El congresista republicano Tom Marino quedó en la cuerda floja este domingo, cuando The Washington Post y la cadena de televisión CBS publicaron una detallada investigación sobre su papel en los cambios legales que en abril de 2016 propiciaron que la agencia antinarcóticos (DEA) perdiera cuotas de poder en el combate contra los opiáceos. Las normas aprobadas restaban capacidad al organismo policial a la hora de atacar la corrupción de los distribuidores legales y frenar el flujo de pastillas adictivas al mercado negro. En un terrorífico juego de intereses, la industria había alentado las enmiendas legislativas destinando más de un millón de dólares a las campañas de los congresistas clave.

En el centro de la trama figuraba Marino. Defensor de Trump de la primera hornada, este antiguo fiscal se había cobrado su fidelidad con un puesto de relumbrón. Apoyado por el presidente y la bancada republicana, con mayoría en ambas Cámaras, su nombramiento parecía asegurado. Pero las revelaciones periodísticas, aparte de ponerle en entredicho, destaparon una contradicción que alcanzó al propio Trump: el candidato que prometió “drenar el “pantano de Washington” había elegido para enfrentarse a una emergencia nacional a un parlamentario absolutamente enfangado con los lobbies. Un flanco débil que la oposición demócrata avistó con rapidez. “En este punto, ya toda la Casa Blanca apesta”, señaló en un comunicado.

En el Despacho Oval no hubo muchas dudas. 48 horas después de conocerse la investigación periodística, el presidente comunicó por Twitter que Marino le había informado de que retiraba su candidatura como zar antidroga. “Tom es un buen hombre y un gran congresista”, concluía el tuit.

La fulminación de Marino difícilmente cerrará el escándalo. Al descubierto ha quedado un lodazal de dimensiones trágicas. Sólo el año pasado 60.000 personas perdieron la vida por el consumo de opiáceos en Estados Unidos. Más que por las armas, el cáncer o los accidentes de coche. El 60% se debió a la heroína y sus derivados, pero el resto correspondió precisamente a los opiáceos por prescripción. Una industria que desde los años noventa no ha dejado de crecer (las recetas se han triplicado en 15 años), y que sirve de puerta de entrada al infierno de la droga. Ahora mismo hay dos millones de adictos a las pastillas contra el dolor, y, como revela un estudio de Jama Psychiatry, un 75% de los actuales heroinómanos empezó por estos analgésicos.

Frente a este inmenso naufragio, la industria logró que el Congreso amortiguase los intentos de la DEA de poner fin al trasvase ilegal y en un golpe maestro ha estado a punto de situar en la cúpula de la lucha contra la epidemia a uno de los suyos. Sólo una investigación periodística ha logrado impedirlo.

Otro delincuente que tiene que dejar el gobierno. Cada vez que Trump defiende a alguien resulta ser un delincuente.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *