El ataque químico no fue ordenado por El Asad, según un diario alemán

El Ejército sirio podría haber ejecutado el ataque químico del pasado 21 de agosto sobre Damasco sin contar con la aprobación del presidente Bachar el Asad, quien durante los últimos cuatro meses se ha negado a atender las peticiones del Estado Mayor para usar armas biológicas con el objetivo de ganar terreno a los rebeldes, según informa el diario alemán Bild.

Según comunicaciones radiofónicas interceptadas por el barco de reconocimiento alemán Oker, que se encuentra cerca de la costa siria, el presidente sirio jamás ha dado permiso explícito para lanzar un ataque de esta naturaleza, así que “El Asad podría no haber ordenado el ataque” que, según un informe de Inteligencia de Estados Unidos, dejó más de 1.400 muertos en la capital siria y constituye un crimen merecedor de la intervención militar.

Esta información contrasta con declaraciones formuladas por altos cargos alemanes, que aseguraron esta semana que sus servicios de Inteligencia están prácticamente convencidos de la responsabilidad directa de El Asad.

Alemania declaró ayer su intención de adherirse al comunicado emitido el viernes por países del G-20 en el que se pide una respuesta contundente contra el régimen sirio. Esta decisión fue tomada tras una reunión del jefe de los servicios de Inteligencia (BND), Gerhard Schindler, con los comités de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento alemán.

En sus comparecencias, el propio Schindler reconoció ante los comités que El Asad podría permanecer en el poder durante mucho tiempo, incluso si Estados Unidos se decide finalmente a lanzar una operación militar, según el informe del diario, recogido a su vez por la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

Acompañando a Schindler se encontraba el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Volker Wieker, quien advirtió a los diputados de que la influencia de la red terrorista Al Qaeda en las filas rebeldes es cada día más fuerte.

Después del encuentro, miembros de los comités indicaron a Reuters que el BND cuenta con pruebas contundentes de que el Gobierno de El Asad es responsable del ataque, extraídas de comunicaciones interceptadas entre un oficial del partido-milicia chií libanés Hezbolá, aliado de El Assad, y la Embajada de Irán en Damasco, aunque reconocieron que no tienen una certeza absoluta.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *