Comey ante el Congreso niega que Obama espiara a Trump


¿Por qué el FBI no dijo que estaba investigando al equipo de Trump durante la campaña?
Cinco preguntas que deja la comparecencia de James Comey este lunes en el Congreso, en la que ha desvelado que investiga desde julio de 2016 si hubo conexión entre Trump y Putin en las elecciones y ha negado que Obama espiara a Trump.

El director del FBI, James Comey, dijo este lunes durante una comparecencia pública en el Congreso que ni su agencia ni el Departamento de Justicia tienen ninguna prueba de la acusación que hizo Donald Trump contra Barack Obama. Además, también reveló que su agencia está investigando desde julio de 2016 los posibles nexos entre el Kremlin y el círculo de Trump durante la campaña con el fin de averiguar si hubo coordinación para dañar a la candidata demócrata Hillary Clinton.

La audiencia de Comey ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes es el último episodio de la saga rusa que se ha convertido en una polémica potencialmente desestabilizadora de la presidencia de Trump. Les explicamos qué consecuencias tiene lo conocido este lunes.

– ¿Le hace daño a Trump la falta de pruebas sobre espionaje de Obama?

Trump ha insistido durante más de dos semanas en su señalamiento sin aportar pruebas. Hay quien dice que las palabras de Comey erosionan la credibilidad de Trump, pero el presidente parece poco preocupado por esa pérdida.

La acusación de Trump a Obama era de tal seriedad que, de ser cierta, podría haber motivado la imputación de Obama. Los presidentes no pueden ordenar el espionaje de otros ciudadanos estadounidenses sin una autorización judicial.

Como candidato y como presidente, Trump ha hecho otras afirmaciones infundadas. Un ejemplo reciente es su aseveración de que tres millones de votos ilegales fueron depositados en su contra y en campaña.

Sin embargo, esta polémica podría estar pasándole factura. Hay líderes republicanos que le han dado la espalda –el que más duro ha sido es el senador John McCain–. Además, la popularidad de Trump ha caído ocho puntos en la última semana hasta el 37% en la encuesta diaria de Gallup. Obama nunca tuvo una popularidad menor al 38%.

– ¿Qué supone la investigación del FBI sobre Rusia?

Comey aseguró algo que ya había sido adelantado por reportes de prensa. Normalmente, la agencia no revela investigaciones pendientes, pero Comey explicó que en ocasiones –como ocurrió con Clinton durante la campaña– se hacen excepciones para dar prioridad al interés público.

Comey reveló que la investigación comenzó a finales de julio, pero añadió que no podía dar más detalles porque las pesquisas conciernen información clasificada. No sabemos cuánto puede durar la investigación. La agencia investigó a Clinton durante 15 meses por su uso de un email privado como secretaria de Estado.

Al término de su investigación, el FBI haría una recomendación al fiscal general sobre posibles imputaciones. El fiscal general Jeff Sessions, que trabajó para Trump durante la campaña, ha dicho que se recusará de cualquier investigación sobre Rusia.

La investigación del FBI se suma a otras existentes en el Congreso: comités judiciales y de inteligencia del Senado y la Cámara de Representantes, así como el Comité de Reforma del Gobierno de la Cámara.

El comité que ha tomado medidas más decididas por ahora es el de inteligencia de la Cámara de Representantes (donde Comey habló este lunes). Pero legisladores demócratas están demandando la creación de un comité especial con poderes de investigación mucho más amplios que los propios de los comités permanentes.

– ¿Por qué Comey no dijo que estaba investigando al equipo de Trump en la campaña y sí lo hizo con Hillary ?

Comey, un republicano, fue nombrado por el expresidente Barack Obama, y su actuación durante la campaña fue vista como favorable a Trump.

Once días antes de la elección, Comey hizo una revelación impactante al decir que su agencia había encontrado nuevos emails relevantes para la investigación que había llevado contra Clinton (una investigación cerrada más tarde sin ninguna implicación). Clinton y los demócratas protestaron por las consecuencias electorales de un anuncio que insinuaba que había cometido actos ilícitos y que podía haber sido evitado.

Al revelar este lunes que su investigación comenzó a finales de julio, Comey volvió a suscitar dudas sobre su imparcialidad. ¿Por qué no reveló esa información y sí la que afectaba a Clinton?

– ¿Cómo surgió la polémica sobre la interferencia rusa en la elección?

Poco tiempo después de la victoria de Donald Trump en noviembre, el FBI, la CIA y el director nacional de Inteligencia, James Clapper, llegaron a un consenso: Rusia interfirió mediante hackers en las elecciones presidenciales para ayudar al triunfo de Trump.


¿De qué manera? Como recuerda este artículo, en plena campaña electoral el año pasado, hackers del gobierno ruso infiltraron correos privados del Partido Demócrata que dejaron al descubierto cómo el Comité Nacional Demócrata violó su neutralidad a favor de Hillary Clinton.

Esta información dañina tuvo un impacto negativo en su campaña y generó indignación entre los seguidores de su rival demócrata, el senador por Vermont Bernie Sanders.

A este escándalo le siguieron filtraciones de emails de John Podesta, el jefe de campaña de Clinton, y de otros funcionarios de alto perfil que mostraban conexiones de la campaña con inversionistas, banqueros y empresas mineras.

Antes de salir del poder, Obama sancionó a Rusia por la interferencia.

¿Qué se sabe sobre la posible colaboración de Trump con el Kremlin?

Por ahora no hay pruebas concluyentes, pero pesan sospechas sobre varios allegados al presidente.

Hay varias fuentes que han informado sobre contactos entre Trump y Rusia en los últimos meses, pero ninguna ha dado pruebas concluyentes de que ambas partes conspiraran para dañar a Clinton.

Por un lado están reportes de prensa como éste de New York Times, que citando fuentes de inteligencia anónimas han confirmado que hubo contactos entre el círculo de Trump y Rusia durante la campaña.

Por otro, el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, también confirmó esas comunicaciones. Además, un dossier de inteligencia de un exespía británico da amplia información sobre la relación, aunque numerosos detalles no han sido verificados.

La lista de asesores y colaboradores de Trump bajo sospecha es larga e incluye a su expresidente de campaña Paul Manafort; el exasesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn; el socio de negocios de Trump, Felix Sater; y el exasesor de campaña, Roger Stone.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *