Ayudando al enemigo en una guerra mundial


7 admirables historias reales de personas que ayudaron a sus enemigos durante la Segunda Guerra Mundial

En medio de la ferocidad de la guerra, hubo hermosos actos de piedad sin importar si el beneficiado era un adversario.

1. Intento de rescate de soldado americano

Durante la invasión por Normandía del Día D, un soldado estadounidense fue alcanzado por una mina. El teniente alemán Friedrich Lengfeld escuchó sus gritos, ordenó no dispararle y acudió en su rescate. Entonces fue Lengfeld el que pisó una mina que le ocasionó la muerte. Fue honrado con una placa por el ejército estadounidense.

2. El hada rumana


La princesa Catherine Caradja se convirtió en el hada madrina de los soldados Aliados derribados en Rumania, país que apoyó a los nazis durante el conflicto. Caradja había pasado su infancia en Inglaterra y simpatizaba con los Aliados. Arriesgando su seguridad, se las arreglaba para que los soldados derribados recibieran tratamiento médico y luego los ayudaba a escapar a la ya liberada Italia.

3. La devolución del anillo

Mario «Motts» Tonelli fue un soldado que jugó fútbol americano en la Universidad de Notre Dame y después actuó en la NFL. Capturado por los japoneses, estaba siendo amenazado con una bayoneta por un guardia porque se negaba a entregar su anillo de graduación, cuando un oficial se acercó. Este dijo a Tonelli: «eras un demonio como jugador» y ordenó que le devolvieran el anillo. El japonés había visto jugar al estadounidense mientras estudiaba en Estados Unidos.

4. De vuelo mortal a vuelo humanitario

El piloto alemán Franz Stigler recibió la orden de derribar un B-17. Al acercarse a su objetivo, observó que volaba muy cerca de tierra, con el casco agujereado de balas y con heridos en su interior. Stigler decidió que su ataque no sería un acto de guerra, sino un asesinato. Hizo señas al piloto del B-17 mientras disparaba hacia abajo, conduciéndolo al Mar del Norte, hasta un lugar donde ya no podía ser alcanzado por fuego enemigo.

5. Derribados y salvados por la misma gente

Tres aviones ingleses atacaron a uno alemán, haciendo que se estrellara en la ladera de una montaña de Noruega. Regresando a la base, uno de los aviones británicos falló e hizo un aterrizaje de emergencia. El piloto y su ayudante caminaban en busca de ayuda cuando vieron una cabaña y cerca de ella en la nieve a los tripulantes heridos del avión alemán. Compartieron la cabaña y el desayuno hasta que recibieron asistencia.

6. El oficial y el músico

Wilhelm Hosenfeld, un oficial nazi en Varsovia, era contrario a los abusos contra judíos y otros prisioneros. Cuando la guerra se acercaba a su fin, decidió ayudar a algunas personas. Dio al prisionero Leon Warm una identidad falsa y un trabajo. Ayudó a sobrevivir con pan y otros suministros al músico Wladyslaw Szpilman. Hosenfeld murió en un campo de prisioneros ruso. La historia de Szpilman y Hosenfeld fue llevada al cine en 2002 en la película El Pianista, ganadora de 3 Premios Oscar.

7. El niño y el soldado

El soldado Cal Rose fue esclavizado y privado de alimentos en un campo de prisioneros japonés, llegando a pesar 36 kilos. Fumio Nishiwaki, un niño de 14 años que trabajaba en el campo, quedó muy impresionado cuando vio a Rose y comenzó a alimentarlo, desafiando las severas normas japonesas. Rose sobrevivió con lo poco que le proporcionaba Fumio y logró salir con vida del campo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *